10 junio 2010

El paseo de les Pardines

Solo se puede correr allí unos pocos meses, tal vez medio año, el medio año sin nieve, pero es un paseo que hay que aprovechar. Son tres kilómetros al ir y otros tantos de vuelta. Seis kilómetros perfectos para trotar, respirar aire puro y evadirte un poco de todo, a 1.600 metros de altitud. Por las mañanas es un sitio ideal para entrenar entre semana en una jornada laboral. Media hora, tres cuartos de hora de deporte, y al trabajo.

Puedes hacer series, puedes trotar, puedes hacer fondo yendo y viniendo las veces que te propongas, puedes pasear o puedes hacer el tonto. Hagas lo que hagas, el paseo de les Pardines está siempre silencioso, tranquilo, poco transitado y vivo. Hay dos bajadas de agua, la llegada desde la carretera dels Cortals es al Llac de Engolasters, donde además puedes dar la vuelta al lago si quieres hacer uno o dos kilómetros más. Adyacentes hay más rutas, la mayoría por descubrir.

Hoy, mientras montaba el video, salía el sol. Me he cambiado para ir a correr allí animado por la luz de las imágenes que grabamos hace unos días, pero cuando he acabado gotas como puños caían del cielo. Así es que he hecho lo peor que existe para alguien que quiere hacer deporte y no puede: ducharte sin haber sudado ni una gota. La música del video es de la banda sonora de la película "Requiem por un sueño".

video

1 comentario:

Anónimo dijo...

És tot un privilegi poder córrer en un paratge com el de les Pardines. La gent que viu aquí no ho valora, però és impressionant!

Per cert, que mal corro! jejejeje!

La Pepa