31 marzo 2009

Buster toca la fibrilla

Hoy voy a tocarle la fibrilla a mis hermanas, sobre todo a ellas, porque hace tiempo que no lo acarician. Él está mayor, aunque ciertamente por fuera no lo parezca. Directamente, os dejo con él.

video

26 marzo 2009

Un beso, un click

Hay momentos en que uno desearía de nuevo viajar a Coca (Segovia), subirse a las torres de su castillo y jugar con el sol y con ella. Abrazarla y sentir el calor de su cuerpo mientras el sol nos acompaña entre piedras legendarias. Allí, incluso, nuestros labios se juntan y sentimos ese cosquilleo en la nuca que baja por la espalda mientras el sistema nervioso se reactiva, recibe una descarga y nos llena de vida.

En ese momento suena el click de la foto.

24 marzo 2009

De energúmeno a asesino en masa

En el mundo hay asesinos, violadores, ladrones, desequilibrados, energúmenos, botarates y tontos del culo. Pero, de todos los calificativos anteriores, los tres primeros son de los que acaban en la cárcel, el cuarto en un psiquiátrico, y los otros tres siguen libres si no se pasan al estadio de los cuatro primeros.



Yo no creo en dios y ni siquiera acabo de comprender a quien lo hace, pero esta y la otra es una opción libre de cada uno, y ahí no me quiero meter. La salvación y todas esas cosas ni las comprendo ni lo pretendo, porque creo en lo que vivo y para de contar. Así de simple y fácil lo veo yo. Pero la cuestión es que hay ciertos cargos de renombre internacional, como el desgraciado título de Papa (un insulto para los padres de verdad) que a veces dan tanto repelús que es para analizar, si no, incluso, para que en un momento dado pasen del simple calificativo de tonto del culo al de asesino. Así, de un plumazo. Tan fácil como abrir la boca.



El Papa de Roma no va, físicamente, con una escopeta debajo del brazo disparando a diestro y siniestro. Tampoco va con un pan, ojo. Yo creo que este energúmeno, y botarate, y tonto del culo, lleva en su lengua una bomba de racimo, una escopeta, un kalashnikov y un caza de precisión. Este pedazo de inculto de lo que es la vida normal -esa en la que la gente come, caga, mea, se masturba, practica sexo...- apunta y dispara y encima lo hace en pleno mercado, donde más gente hay.



El muy desequilibrado se presenta en África -luciendo pompa, claro- y empieza a disparar sobre la población que ve en él -oh, desgracia- la salvación. Aquel desde allá arriba, micrófono en mano y brazos abiertos, en plan protector -muy astuto, el zorro-, dice que el preservativo no evita el SIDA, sino que es como el diablo, oiga, que además lo expande. Este hombre de carne y hueso que irá al cielo -o eso cree- por ser un perfecto deficiente mental, se convierte, de golpe, en un asesino de miles y de millones de personas que, por incultura, por ignorancia, le harán caso. El SIDA es la mayor causa de mortandad en África, pero a este asesino -no me cansaré de decirlo- 'le suda la polla' -ni eso, al pobre- las familias que se enfrentan al enfermo terminal, las personas que se verán un día infectadas, los niños que nacerán condenados por el virus, la plaga que se extenderá y el drama internacional que todo esto supone, además aderezado por su perorata de tonto del culo y asesino. Todo en un uno.

Este asesino -es que no lo puedo decir más alto- no se infectará nunca en su celda de mármol, como ninguno de los suyos que predican con el ejemplo de la austeridad y la armonía con dios a golpe de euro. Capullos. Esta gentuza que se ha pasado la vida entre libros de santos y lindezas parecidas -todo muy terrenal, muy cercano al pueblo llano, muy del día a día- no tiene la menor idea de lo que vale un peine, y encima tienen la desfachatez de decirse representantes de su gente, cuando su gente se muere irremediablemente sin que ellos hagan nada, o sí, perdón: (re)matarlos en masa. ¿Debería o no debería estar en la cárcel? Cerdos asesinos.

El futuro

Lo que de momento es una ilusión, en un tiempo será palpable. Lo que de momento no es nada, en su día lo será todo. Lo que de momento uno espera, luego será el presente. Pero lo que sobre todo será, es el futuro.

Las ilusiones mueven el mundo, hacen que infinidad de personas tengan un sueño, y que sus pequeñas acciones hagan que todo vaya evolucionando. Los sentimientos más vulgares son los más profundos, y lo profundo acaba siendo esa ilusión. Una ilusión que crece con el paso del tiempo y que cuando vea la luz será el futuro, ni ellos ni aquellos, ni siquiera nosotros. Será, simplemente, el futuro.

14 marzo 2009

¿Es el momento de una revolución social?



Quisiera exponer un pensamiento y una reflexión. Quisiera que la gente que lee este blog se involucrara en respuestas a estas cosas que pensando pensando le asaltan a uno. Y todo, sin base literaria ni ideológica ni política ni histórica. Es lo que yo llamo el pensamiento a bocajarro. Y allá voy.

En estos momentos de crisis económica, me gustaría preguntar si es tanto una crisis económica o lo es también social. Me pregunto, al mismo tiempo, si igualmente que el capitalismo se instauró a partir del pasado del siglo XX, puede pasar lo mismo ahora con otro modelo social y, por qué no económico –aunque más bien tanto monta monta tanto.



Los principios de siglo son, si no me falla la memoria y a riesgo de equivocarme, momentos de incertidumbre, de grandes guerras y cambios sociales, de revoluciones y cortar por lo sano. Me pregunto, de nuevo, si es posiblemente el momento de empezar a pensar en un mundo nuevo. ¿Es tal vez esta crisis la base buena para iniciar un cambio?



Vemos en el día a día empresas que cierran, trabajadores en la calle o a los que les exigen, ojo, les exigen, bajarse el sueldo si no quieren perder el empleo, y nos encontramos en una situación en la que el trabajo es lo que llena a la persona. ¿Debe ser este nuestro futuro? ¿Tenemos que sentirnos atados a nuestros trabajos como condición sine qua non para sobrevivir? ¿Es el dinero el único objetivo en nuestra vida?



Vivimos en un mundo absolutamente desgajado, por mucho que se le diga globalizado, porque nada tiene que ver un granjero indio con uno africano, y ni mucho menos estos dos con un empresario noruego o español. Lo de globalizado es una cuestión de tecnología, que en ningún caso influye a un refugiado del Congo o un mongol que vive de sus cabras en el desierto del Gobi.

El mundo vive a expensas de las reacciones de los políticos y de los empresarios, ¿qué harán, qué dirán, qué pieza moverán?, y yo me pregunto si no es el momento de plantear un cambio desde abajo, de plantear que el trabajador se juegue su futuro poniendo los puntos sobre las íes y diciendo hasta aquí hemos llegado. ¿Por qué no una revolución? ¿Por qué no un basta alto y claro? ¿Por qué no salir a la calle para parar la guerra de la competitividad?



Creo que es el momento de la sociedad. El mundo del bienestar que vivíamos desde los años 90 del siglo pasado ha durado lo que ha durado, y después de veinte años empieza a hacer aguas, el bienestar se ha transformado en querer más y más, y la famosa burbuja ha explotado. Digamos basta y plantemos cara, digamos no y busquemos una salida. No tenemos por qué ser seres humanos ansiosos por cobrar 1.500 euros en vez de 1.000, pero esto nos lo exige el mundo en el que vivimos, en el que un alquiler –una vivienda, derecho fundamental- nos cuesta más de la mitad del sueldo, y en el que es mucho mejor socialmente llevar una camisa de Ralph Lauren que una simple camiseta. Sin tener que pasarnos de sencillos, pero al mismo tiempo sin caer en las redes del consumismo, tal vez podamos empezar a cambiar algo. Si yo fuera escritor de renombre, columnista consagrado y creador de opinión, intentaría lanzar a la gente a la calle. Por un nuevo mundo, por una sociedad más justa.

13 marzo 2009

Video de 'riders'

Tengo algunos videos pendientes, y este era uno de ellos. Amparo, fotógrafa de Superdeporte, estuvo por Andorra con su hermano y unos amigos, todos snowborders. Lo dejo aquí.

video

11 marzo 2009

Hipócritas de aquí a las Azores

¿Alguien se ha parado a reflexionar el por qué de todo esto? El seriote Gallardón pone unas flores aquí, la chiripitifláutica Espe adquiere el semblante de entierro, y todos recuerdan a las víctimas. ¡Pero vamos! ¿Alguien se ha parado a pensar que todo lo que pasó pasó porque pasó lo otro? ¿Y qué es lo otro? Pues lo otro es esto:

Blair, Bush y Aznar, adulándose y llenándose de sangre.

Estos pedazos de ineptos integrales (el de la Tercera Vía es la gran decepción, de los otros dos 'coleguitas' no había nada donde rascar) recibieron una respuesta por ser los más listos de la clase. El problema es que, como siempre, la respuesta no la recibieron ellos en sus carnes, porque ellos siguen tan campantes viendo hoy en día los informativos y diciéndose aquello de qué bien que lo hicimos. Esos dos analfabetos y el engañado inglés, además del inocente portugués José Manuel Durao Barroso, la liaron bien gorda en aquella cumbre de las Azores del 2003. El vaquero ya había recibido lo suyo en 2001. Bueno, él no, su pueblo. Y el erudito español estaba a punto de recibir la candela correspondiente en 2004, mientras el inglés que luego quiso mirar para otro lado esperaría a ver sangre en su tierra en 2005. Pero nada, hoy de esto no habla nadie.

Nadie recuerda ahora que esta pandilla de delincuentes que representaban a millones de yankis, ingleses y españoles, son los máximos responsables de todo el follón del 11-S americano, del 11-M español y del 7-J inglés. Porque la bestia durmiente por muy bestia que sea duerme, y sólo si se la despierta es cuando saca su fuerza. Con lo fácil que hubiera sido tener la fiesta en paz. Espero el día en que estos señores de la guerra, narcisistas protagonistas de la historia para vergüenza de la Humanidad, se sienten un día en un banquillo en La Haya.


Barroso, Blair y Bush, escuchando a un sabio.

Por lo demás, pido otra reflexión. ¿Alguien se plantea por qué los occidentales, tan sentidos nosotros, nos dedicamos a llorar a 192 víctimas cada 11-M mientras nadie se acuerda de los atentados diarios, repito, diarios, y con decenas de muertos por día, que recibía Irak gracias a la estupidez mental de un vaquero borracho y analfabeto? Somos europeos, y unos hipócritas de aquí a las Azores.

10 marzo 2009

Llívia, un trocito de tierra extranjera en Francia



Hoy he ido a Llívia, un pueblo que está en Francia pero que es de Cataluña, para los puristas, de España. He salido de Encamp y luego a la vuelta la Pepa me había dejado el coche en Escaldes-Engordany, y menos mal. Al final, 160 km a una media de 28.8, pero me duele porque cuando he llegado a la Seu d'Urgell, antes de iniciar la subida de unos 20 km (con sube y baja, jodienda rompepiernas a estas alturas...) hasta donde tenía el coche, llevaba una media de 30 clavada. Era inevitable que bajara.



La ida ha sido brutal, con viento de cara y a plato, y la vuelta pese al viento en contra, como no era tan fuerte la he llevado primero mal, pero luego mejor después de tomarme una manzana y ponerme las perneras, porque me estaba quedando helado. El 80% de la salida con el plato y cadencia, quitándolo en los repechacos, porque si no me iba a quemar. Ha sido un día duro, sobre todo al final, y se me ha hecho pesado porque solo me aburro. Pero hay que seguir sumando.

Llívia me gusta porque allí pasé el día de mi cumpleaños del 2008 con la Pepa. Comimos en un restaurante a tutti, y luego nos echamos una siesta de campeonato en el jardín de la iglesia del pueblo. Más paz, imposible. Aquí dos fotos instantes después de despertarnos.





Un poco de historia, gentileza de wikipedia
Esta localidad es un enclave de España en Francia. Se trata de un municipio situado a 153 kilómetros al norte de la capital de su provincia, Gerona, rodeado en su totalidad por territorio francés como resultado del Tratado de los Pirineos de 1659: merced a éste, España cedió a Francia los treinta y tres pueblos de las comarcas del Vallespir, el Capcir, el Conflent, el Rosellón y la Alta Cerdaña que hoy forman, junto con la Fenolleda, el departamento francés de los Pirineos Orientales.

Llivia quedó fuera de este tratado por tratarse de una villa, privilegio concedido por el Emperador Carlos V, por lo que continuó bajo dominio del Rey de España. El 11 de febrero de 1939, a finales de la Guerra Civil Española, las autoridades del bando nacional pidieron a las autoridades francesas permiso para ocupar Llivia.

Su población en 2008 era de 1.517 habitantes, repartidos en un territorio de 12,83 km². Llivia pertenece a la jurisdicción de Puigcerdá. Las lenguas habladas en la localidad son el español, el catalán, y, en menor medida, el francé

¡Soltar piernas!

Brutal. Ayer fui con los andorranos que corren en elite. Sólo querían soltar piernas -por eso fui-, y me llevaron de culo durante 45 kms. Íbamos cuatro, dos tirando y dos atrás relevando, según decían ellos al ritmete, y yo que no podía ni hablar, mientras el que tenía al lado me decía que había que ir a 120-130 pulsaciones, ¡y yo iba a 160! Madre mía. Hoy han quedado para hacer series... ¡ni de coña voy! No estoy para aguantarles a tope ni por asomo. Me he ido esta mañana a hacer fondo, y mañana he quedado con dos de ellos, que van a hacer tres horas, y esta vez sin series pero a ritmo intenso, así es que ya me estoy preparando para el tute, porque encima hoy quiero hacer más de 100. Jueves descansaré entre comillas, porque tengo esquí, que vienen Dani y Jaume, y viernes de nuevo con los 'pros', pero esto no sé si podré, porque me han dicho que será otra vez con ritmazo. Yo les he dicho que si no les molesto, enchufo el garfio al último de la cola, a rebufo como un sucio, y los voy viendo dar relevos desde la retaguardia. Joder con los semiprosfrustrados en ciernes...

Me encanta esta semanita de soltar piernas.

09 marzo 2009

La amistad


En plan Reservoir Dogs

No sé explicar por qué, pero hay unos tipos por ahí por Ontinyent, con los que he pasado memorables momentos, grandes fiestas, mejores sesiones de aventura y deporte, partidos de fútbol y tantas y tantas cosas, que son amigos míos con todas las letras.


En una de las primeras salidas en bici, en Alfafara, hace ¿diez años?

Sigo sin poder explicar por qué, pero cuento los días que faltan para poder estar de nuevo con ellos y partirme de risa como siempre hemos hecho. Y eso, todo, debe ser la amistad, porque son muchos años, porque con la gran mayoría con doce, con trece años ya estábamos planeando gamberradas entre bancales y mirando a las primeras chicas. Esto último, ojo, une mucho más de lo que se pueda pensar. Porque los amigos, en esos momentos en los que vas creciendo, te aportan la conversación y el consejo que vale por mil, y es entonces cuando se forjan todos estos lazos que nos mantienen, hoy, tan unidos. Estemos donde estemos.


La Penya en la actualidad, siempre con ganas de fiesta.


Y eso que andamos a kilómetros de distancia. Entre ellos estoy yo, que aquí estoy por Andorra exiliado. Pero los hay también que viven lejos o han estado más allá, y luego está el día a día que nos separa, que nos dice que tenemos nuestras responsabilidades que nos impiden juntarnos, aunque todos, todos, sabemos que ahí en tal calle, allá en aquella casa, aquí al girar la esquina, vive uno, o el otro, y aquel también, y entonces sabemos que están bien. Es la amistad. Saber que los tienes.


Fran, que se casa en dos semanas, en su salsa.


Koles, en una postura extraña, antes de unirse en matrimonio con María.

Dentro de nada dos de ellos se casan y yo estaré allí para verlo. Entonces habrá abrazos y besos, sonrisas y alguna lágrima furtiva (seguro), por la emoción de estar de nuevo entre buenas personas y grandes amigos. Todos. Es la Penya de Ontinuyent. Libre, y cada vez más grande.

03 marzo 2009

El río Maimona y el tío maimón

El río Maimona es un barranco que llega a Montanejos, un pueblo de Castellón, y que lleva agua en cantidades variables, dependiendo de la época del año. Su caudal turbio por la base arenosa que mueve el caminante a su paso dificulta ver dónde pisas, y los tropiezos con rocas y vegetaciones varias son dolorosamente normales.



Cuatro horas a remojo a mí me parecen interesantes, aunque más lo serían si, al menos los guías, supieran adonde van. Jenaro es un tío alto, un compañero de Superdeporte, periodista de carrera, maquetador de profesión, que se lió un día la manta a la cabeza y nos metió a todos en un brete. Aquella jornada intensa y frenética, salvada por algún pequeño milagro y bastante esfuerzo físico pero sobre todo mental, es con el paso del tiempo un recuerdo hermoso. Pese a todo. Juraría que Luis Riera no repitiría, y que tampoco lo haría Botilde, también bautizado Manolito, por todos aquellos momentos de zapatilla sin suela y desespero arrodillado en el agua con tembleque labial y rabia contenida.

Pero ese no es mi caso. Yo volvería al río Maimona con los ojos cerrados, en una fecha y un día dados, y con la certeza de que, esta vez sí, el guía o los guías sabrán llevarnos. O no.



Mientras espero ese día, os dejo con la incertidumbre de qué es la bajada de la Maimona, con una foto que la ilustra, y con la imagen del mayor 'maimón' de los 'maimones', a mi lado hace unas semanas en Andorra. Es un chico alto, de cara estrecha pero larga, como la amistad que nos une. Aunque no lo parezca. Jenaro, guía profesional, experto en bajadas de barrancos.