30 noviembre 2010

Mi primera vez

A falta de batallas nuevas, sirvan las antiguas. Estas dos imágenes las he encontrado para mi sorpresa dentro de alguna carpeta perdida. Son importantes porque son de mi debut en un triatlón. Fue en Gandia, posiblemente en 2005, tal vez 2006, puesto que en triatlón tardé en debutar después de meses poniendo el cuerpo a punto solo en duatlones.

De aquel día recuerdo la gran tensión que tenía antes de entrar en acción, esperando a saltar al agua, pero sobre todo la terrible sensación de ahogo en el mar, ya que como el agua estaba muy picada nos trasladaron a la dársena del puerto, y allí el sabor a gasoil, que no se veía nada dentro del agua -un verde viscoso- y los manotazos y patadas que recibí, me dejaron patidifuso para el resto de la carrera, donde si no disfruté nada en el agua, tampoco lo hice en la bici -un circuito de cinco o seis vueltas al paseo marítimo de Gandia, adoquinado, con badenes y curvas de 180 grados- y ni siquiera corriendo, donde, como se ve en la imagen, iba muerto. En la otra instantánea en bici, recuerdo perfectamente al tío de rojo y verde que va a mi lado. Era un mulo que me llevaba al límite en la recta y al que creo que no pude darle más que tres o cuatro relevos en todo el sector... el tío de azul de detrás, se nos pegó a rueda y allí estuvo viviendo de rentas.

Pese a ser una primera experiencia para olvidar, me enganchó. Conforme pasa el tiempo más ganas tengo de volver a esas carreras. Tantos años después.

28 noviembre 2010

Intercalados



El mundo está lleno de hombres y mujeres. Ellas son la vida. Nosotros, piedra. Somos seres intercalados, unos estamos, las otras actúan. Sonríen, gritan al mundo, rompen el aire, como dice Luz. Dejan que entre el sol. Simplemente, os quiero.

26 noviembre 2010

Queridas piernas

Se os acaba la buena vida. Lleváis tres meses a medio gas, y las últimas tres semanas a cuerpo de rey sin hacer absolutamente nada. Exactamente desde el 5 de noviembre que no os moveis más que para andar (lo justo) y apretar embrague, freno y acelerador del coche. ¿Pensabais que eso iba a ser eterno? Pues no. Mirad qué pelachos, qué dejadez... ¡hasta la línea del sombreado está difuminada! Incluso la Pepa dice que estáis abandonadas...


Después de este letargo, toca de nuevo volver a la actividad. Hoy ya habeis tenido una pequeña sesión de gimnasio, nada grave, porque diez minutos de bici estática y otros diez de elíptica más estiramientos es poco menos que nada. Pero ya es un aviso. Ahora vamos a ir poco a poco, como siempre a estas alturas del año para crear la base y evitar las temidas lesiones, pero ya sabeis qué temporada nos espera. Más o menos, sabeis que en abril tendremos que estar preparados para machacar a Óscar el Rojo cuando se pase por Valencia a querer arreglar su desaguisado del año pasado. Tendremos que darle candela, así es que habrá que esforzarse. Luego, o antes, intentaremos correr un poco, tal vez 10km, tal vez una Media Maratón (¿Barcelona?), y quién sabe si por fin las nuevas plantillas que ya rectifican vuestras diferencias (cinco milímetros en concreto), nos permitan correr un Trail de montaña, aunque ya en verano. Más tarde, como siempre, la Quebrantahuesos nos esperará, aunque en realidad, en el nuevo año deportivo no hay grandes retos, excepto los que vayan saliendo sobre la marcha. Es decir, que habrá que estar bien durante seis meses por lo menos. Más o menos como la temporada pasada. Me hicisteis disfrutar mucho, la verdad.

Y sí, ya sé que no sois las únicas que tendrán que trabajar, que los pulmones y el corazón son muy importantes, porque sin ellos vosotras no sois nadie. Eso sí, tened claro que, sobre todo, donde está toda la energía que os llega está aquí, en la azotea:

24 noviembre 2010

Bicis




Mi amigo Luis, que juega con las Imágenes en un blog linkado a este, muchas veces nos invita a viajes por atmósferas nuevas y vivificantes. Él bucea por páginas de diseño y arte, bicicletas mediante en muchas de ellas. Como esta de donde salen todas estas fotos: http://cyclop.tumblr.com

No dejeis de visitar la página, porque puede que os encontreis con imágenes como esta y os enamoreis de algunas de las bicis que aparecen, tan bellas algunas. Yo me he enamorado de esta de aquí abajo, tan blanca, tan verde, tan roja, tan negra, tan recta, tan ovalada.


Pero hay más imágenes fantásticas. Como esta que sigue:


O esta:


Pero hay tantas...




...

21 noviembre 2010

Grandes corredores

Patxi (azul, mallas negras y gafas de sol), rodeado de corredores, en la Media de Valencia.

Yo, que soy un mitómano, hoy voy a acercaros a mis héroes más cercanos. Probar la carrera a pie es motivarse. El primer corredor que realmente me puso en mi límite y el amor por esto del correr por correr fue Raimón Salazar. Pretendía entrar yo en la facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, a los 28 años, y Raimón se puso a tirar de mí en un entrenamiento, a menos de 4min el km. Me gritaba y me animaba, y entonces yo superé una barrera que nunca pensé que tuviera a mi alcance. Pasé las pruebas con holgura, gracias a él.

En los últimos años he conocido a maravillosas personas y, en todos los casos, grandes corredores. Primero me impresionó Óscar López por su técnica, luego José Marugán por su fuerza, más tarde Raúl López por su poderío, y ahora es Patxi Cisneros por su calidad. Este último, y que me perdonen los primeros, es realmente especial, porque lo conozco desde los 14 años, de la misma manera que a Raimón.

Este pasado domingo se ha confirmado lo que muchos ya sabíamos: Patxi es un gran corredor. Él siempre se muestra extremadamente prudente, pero con la Media Maratón de Valencia ha empezado a demostrarse a sí mismo que es bueno. Nuestro keniata blanco es ya una realidad. Media Maratón de Valencia en 1h 21min 16s, el puesto 186 de más de 7.000 participantes... Un portento.

Desde aquí, quisiera animarle a continuar progresando, a seguir luchando, a seguir amando el deporte como lo ama, con prudencia, con cabeza, pero dando rienda suelta a la enorme calidad que tiene. Ayer me fui a dormir emocionado, realmente emocionado. No siempre tienes un amigo capaz de hacer cosas como esta. Patxi voló sobre Valencia como siempre lo han hecho Raúl, Óscar, José o Raimón allá donde se han calzado unas zapatillas de correr, ya sea en carreras populares, medias maratones, ironmans o maratones en el desierto. Unas bestias que tienen aquí un admirador.

Raimón trotamundos


Óscar el Rojo


Raúl Panorámix


José el Segoviano

El keniata blanco

18 noviembre 2010

Hasta el fin del mundo

Un año más, se lía gorda, pero este año, muy gorda. Aún no sabemos si nos darán las plazas para la Quebrantahuesos 2011, pero de momento ya hemos hecho una inscripción de altos vuelos. Patxi, Paquito, Javi, Borso, Raúl, Angelet, Óscar, Ángel, Toni, Ximo... Madre mía, espero que nos la den a todos, incluyendo a mi cuñado y secuaces, a los que añado a la lista, porque eso significa que haremos una buena grupeta. En poco menos de un mes sabremos si estamos entre los afortunados o no. Si lo estamos, habrá que prepararse, otra vez, para superar los cuatro puertos...


Pero también habrá que hacer frente al calor, si es que nos sale un día como en la edición del 2009, donde bebimos para sobrevivir ...


O el frío y la lluvia, si es que le da por hacer el mismo tiempo que el año pasado, donde nos calamos hasta los huesos y estuvimos a punto de coger una pulmonía...


Pero una cosa está clara, en un momento dado, nos preguntaremos: ¿Por qué dije que sí? La respuesta no se encuentra tan fácilmente, pero bueno, luego llegas allá y le das un beso así a la Pepa, y te vuelven las fuerzas para ir hasta el fin del mundo.

16 noviembre 2010

Hacer la araña

El concepto de 'hacer la araña' es sencillo. Aquí va una explicación gráfica a cargo de mi padre y mía, obviando que donde veis raquetas de nieve se exigen esquís. En la primera imagen vemos a Rafa Mora padre adoptando la posición de huevo para coger velocidad. Entonces uno acelera y acelera sin pensar demasiado y acaba agarrado a una red de protección, o incluso bocabajo en la nieve, como Rafa Mora hijo en la siguiente foto. Eso es 'hacer la araña'.

Primero, la posición de huevo.

Después, la araña en sí, en red o directamente contra la nieve. A gustos.

Si quereis más pruebas, para aclarar conceptos, os adjunto un video con una explicación en directo de cómo embalarse y darse un leñazo. O 'hacer la araña'.

video

15 noviembre 2010

Escenas berlanguianas

Luis y yo, muchas veces yendo en bici, hablando de todo un poco analizábamos nuestro mundo, y otras muchas veces lo uno llevaba a lo otro, y lo otro era Berlanga. Berlanga estaba en la señora Amparo de la tienda de comestibles de Náquera, en su hijo que ahora atiende el negocio, en el calendario del santísimo que tenía detrás del mostrador, en el policía local de Segorbe, en el mercadillo de Olocau, en la señora con el carro y la combinación por debajo de la falda más allá de las rodillas y las zapatillas de andar por casa y los rulos en la cabeza, en el grupo de hombres sentados en un banco con palillos en la boca, algunos con boina y todos con pantalones de pinzas, alpargatas, camisa y los tres últimos botones desabrochados, algunos mostrando el pechamen, otros una buena cadena de oro, con cristo o cruz incluida, o la foto de los niños en miniatura, de la parienta, de la santísima Inmaculada Concepción, y con el puro, el tabaco negro y el dinero para las putas en el bolsillo. Y la patrulla de la Guardia Civil. Lautoridá.

Eso era Berlanga. Y o nos reímos de eso, o no somos nadie. Por eso, señor Berlanga, mil gracias.

Hasta la vista, jefe.

(Vengan esos ánimos a la Real Academia de la Lengua Española para aceptar berlanguiano)

12 noviembre 2010

La imagen: camarada armenio

A esta pareja de policías armenios los cacé en plena calle. Cualquiera diría que una foto a los miembros de las fuerzas del orden en la vía pública, y más en ciertos países, puede meterte en algún problema, pero aquí tenemos a los dos mendas tan contentos y mirando al objetivo. ¡Hola!

En realidad, esta imagen me gusta porque en ella hay información de Armenia. A saber: los uniformes delatan el pasado soviético, sus gorras anchas (tremendamente anchas), sus charreteras, sus grises y esa peculiar manera de quedarles a todos grande las chaquetas. Sin embargo, la imagen está captada en la avenida Hyusisayin, una larga vía peatonal con edificios modernos aunque con secretos. Modernos porque son de nueva construcción, tan de nueva construcción que algunos, esbeltos por fuera, están simplemente hormigonados por dentro. Para darse cuenta de ello hay que acercarse a los soportales y fisgar, y entonces se ve la desnudez interior. Todo fachada, nunca mejor dicho.

Tal vez como estos dos policías armenios. La fachada roja les delata, aunque dentro de ellos se construya otro mundo nuevo. Armenia en ciernes, como la pareja que se ve al fondo, ambos de colores oscuros, sentados en secreto como muchos armenios que hacen hoy lo que décadas atrás hacía nuestra sociedad cuando el hombre y la mujer se querían juntar como pareja, y debían hacerlo en público, sin excesos, de bien mirar, a la luz del día, y nunca agazapados en un portal, disimulados por la oscuridad de las sombras. Amores que se pasean. En la Europa antigua se salía a la calle a dar una vuelta vestido de gala, traje y corbata, vestido esbelto, bolso y tacones, con la pareja al brazo paseando el palmito y saludando al conocido con la mejor sonrisa. Esa sensación me dejó la Armenia de hoy. Esa, y que sus narices son inmensas, como la del policía que nos mira y, sin embargo, nos sonríe. Salud, camarada.

10 noviembre 2010

Adolescencia y autobús


Subía anoche a casa en el autobús y escuchaba la conversación de dos adolescentes. Conversación que todo el mundo seguía porque solo hablaban ellos. El resto, miradas cómplices, alguna sonrisa pícara, algún suspiro... Firmo que el conductor bajó el volumen de su transistor ex profeso. Todo antenas parabólicas. La frase más chula llegó cuando una de ellas, mayor que la otra, dijo: "Viví cinco meses con un amigo y nos repartíamos las tareas de casa, y le dije que mientras yo fregaba el suelo que él secara los platos y me contestó que en seguida, mientras jugaba a la puta 'play'. Un día se lo dije otra vez y como se me hincharon los cojones la arranqué de cuajo del enchufe y le dije, o haces algo o te tiro la 'play' por el balcón... En ese momento, desde ese momento, te lo juro, me di cuenta de lo que sentían mis padres cuando estaba con ellos y no les hacía ni puto caso".

Pero la conversación, que derivó en noches de fiesta y "yo no voy a ese sitio a ver enanos atontados y babeando cada vez que entramos", o "el otro día fui al Buda y un tío me tocó el culo y le di un guantazo que casi lo mato, el hijoputa, que yo no soy una niñita andorrana facilona, tú qué te has creído, capullo", me hizo pensar en aquellas mañanas en las que iba al instituto y quedaba con Patxi en la esquina para coger el 41.

Recuerdo ir los dos seguramente a voz en grito riéndonos hasta de las hojas de los árboles, hablando de todo y diciendo seguramente barbaridades de la edad. También recuerdo la época durísima de Maribel Verdú. En cada santa parada hasta el instituto allí estaba ella con su ropa interior Little Kiss levantándonos el ánimo. Seguramente sería gracioso vernos a los dos -cuánto me gustaría retrotraerme a aquella época y observarme...- cómo íbamos hablando sin límite verborreico y de repente, sin más, parar el autobús, parar nosotros de hablar y mirar aquellas fotos que nos hacían hervir la sangre. Al arrancar de nuevo el bus, volvíamos al tema como si nada cual autómatas.

Luego estaban aquellos viajes con mis hermanas, imitando el movimiento de cabeza de las personas a cada frenada, a cada cambio de marcha. Es infalible cómo todos hacemos el mismo vaivén como una perfecta coreografía. Aquellos viajes con ellas en los que mirábamos fíjamente (y disimuladamente) a una señora con el mocho en la cabeza (léase permanente), y nos reíamos, o cuando yo me ponía una cinta de correr en la frente para subir el flequillo en plan tupé. Cuántas gilipolleces.

Lo peor, eso sí, era la época penal. Penal, de pene. Eso era horrible. Nadie como un chico puede saber lo que se sufre cuando de buena mañana vas en el bus tan tranquilo y de repente, sin comerlo ni beberlo, la presión del trikitraka o vete tú a saber el qué, aquello se hinchaba como un globo y no había camisa larga ni carpeta disimulada a la altura de la línea de flotación ni nada de nada que evitara el desastre. El desastre de entrar al instituto con la tienda de campaña por delante. Buenos días, dígame usted el aparato reproductor femenino. Ahí estamos. Mandril.

09 noviembre 2010

Los gayumbos de la RAE

Un correo de un amigo en el que escribió gayumbos me hizo saltar la duda. Me fui directo al diccionario de la Real Academia Española de la Lengua (RAE) para ver cómo se escribía, y cual fue mi sorpresa al ver que el término gayumbil no está registrado en el diccionario oficial. Los calzoncillos en versión popular no existen, vaya. Tal fue mi sorpresa que envié un correo a la misma RAE preguntando por el caso, y en 24 horas obtuve respuesta del organismo oficial de la lengua castellana. Según la respuesta, la RAE está "a la espera" de que el término "gayumbo" sea aceptado por consenso por el resto de Academias Americanas. Duda solucionada, aunque siempre queda aquello de reflexionar sobre la aceptación tardía de una palabra que, que se sepa, es más habitual que supercalifragilísticoespialidoso.

Tira cómica de Erlich, publicada en El País.

En estos días, además, surgen las nuevas normas ortográficas, que si quitan letras (la ch y la ll ya no existen como tales), que si la i griega se llamará ye, que si o entre números ya no lleva tilde (40 o 50 personas), que si solo pierde la tilde también (solo de solamente, solo de solo...), que si ya no es guión ni truhán ni fié ni riáis ni huí, sino guion, truhan, fie, riais y hui porque son palabras monosilábicas "a efectos ortográficos", que si la k ya es habitual (¿antes no lo era?) y por eso ya se acepta Irak, y se extiende la fonética de la k a la q y por eso ya es Catar y cuórum y, si alguien lo quiere escribir a la vieja usanza, pues que lo ponga en cursiva por ser "extranjerismos crudos", tales como Iraq, Qatar y quorum, y este último sin tilde (aquel este sin tilde, ojo)... En fin.

07 noviembre 2010

La pobre Iglesia, de visita

A riesgo de no poder controlar mi rabia y mi odio hacia esa empresa, solo apuntaré frases* del impresentable amigo de los pobres que vive entre mármoles y que ha pisado terreno conocido estos días, a precio de coste:

"En España ha nacido una laicidad, un anticlericalismo, un secularismo fuerte y agresivo como se vio en la década de los años treinta. Y ese enfrentamiento, disputa, entre fe y modernidad ocurre también hoy de manera muy vivaz". De momento no se queman iglesias ni curas, que se sepa, y no creo que eso ocurra ni siquiera en el futuro, siendo como somos unos memos a su servicio que le rendimos pleitesía, aún cuando nos toma el pelo con su charanga de buenas maneras tan habitual en la gente de hábito y secuaces.

Es "necesario que no haya un enfrentamiento sino un encuentro entre fe y laicidad; hay que renovar la fe para responder a esa laicidad". En resumen: que cuantos más creyentes, más ganan ellos, así es que mejor multiplicar esfuerzos para llenarse los bolsillos.

Ahí está, tan popular, tan campechano, al natural.

"El mensaje es no perder el camino de la fe y buscar la belleza de la fe en este mundo moderno". Esperpento clásico de cura. Muy bonito, mucho circunloquio, pero poco práctico. Lo de siempre.

Invita a España y a Europa a "edificar su presente y a proyectar su futuro desde la verdad auténtica del hombre, desde la libertad que respeta esa verdad y nunca la hiere, y desde la justicia para todos, comenzando por los más pobres y desvalidos". Y lo dice así, sin que se le caiga la cara de vergüenza, con su pompa a cuestas y sus ropitas de señorito con las que comerían decenas de miles de personas en el mundo. Increíble.

"Es necesario que Dios vuelva a resonar gozosamente bajo los cielos de Europa; que esa palabra santa no se pronuncie jamás en vano; que no se pervierta haciéndola servir a fines que le son impropios". Europa sería de nuevo esclava de ellos. Ojo al parche con la frase, que tiene su miga.

Para acabar, iba a soltar aquí una retahíla de improperios hacia esta institución, pero para no herir ni aburrir con mi habitual mala leche verbal, me acojo a las palabras de Cayo Lara, coordinador general de Izquierda Unida, que en este caso hace un buen resumen de manera políticamente correcta: "A estas alturas, defender el preservativo como un elemento negativo del que la gente se tiene que abstener, o estar en contra de la píldora del día después, de cosas que están asumidas por la sociedad, de izquierda y la derecha, sitúan a la Iglesia en una posición de una especie de nacionalcatolicismo que teníamos en el período de la dictadura española".

Sin más.

*Frases extraídas de www.abc.es

04 noviembre 2010

De Stalingrado a Delibes

Notaba yo estos últimos días que me estaba volviendo loco. Cerradas ya las páginas de Stalingrado, la emoción me llevó a comprarme un libro sobre las grandes batallas de la historia que, pese a su volumen, estuve devorando un par de noches. Luego por la tele vi la película Resistencia sobre el grupo partisano de los Hermanos Bielski que socorrían judíos que huían de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, y a todo esto se añadió ver un reportaje la semana anterior en La Noche Temática de La2 sobre el Archipiélago Gulag y los periplos de Alexander Solzhenitsyn y sus incondicionales por sacar la obra de la URSS y contarle al mundo la barbarie de los campos en aquel sistema. Cacé el volumen en casa de mis padres y lo que primero fue una vista general acabó en lectura que me llevó a verme a las dos de la madrugada aún con las ansias de seguir pasando páginas. Al día siguiente, sin mayor dilación, me compré el primero de los tres libros que lo componen.

Ante tal barbarie humana, quise mirar para mis adentros y percatarme que me estaba cebando con el material, así es que decidí que tenía que buscar una válvula de escape, algo que mantuviera mi mente fresca. Es decir, literatura pura y dura. Pensé en Delibes, y allá que fui a la biblioteca paterna a ver a qué olía. Descubrí Diario de un jubilado, y en dos días ha pasado a mejor vida. Monumental.


Solo diré que, en previsión del vocabulario castellano puro que me iba a encontrar, al libro lo acompañaba con libreta y boli, y hoy tengo más de siete páginas repletas de frases hechas, vocablos, modismos y demás del gran autor vallisoletano.

Me tomo la licencia de transcribir, pese a lo cansino de hacerlo, el ligoteo del Lorenzo con una fulana. Si cualquier escritor de tres al cuarto intenta contar lo mismo, no le sale tan bien. Ahí va:

"En una de estas, me fijé en una rubia, metida en carnes, que no me quitaba ojo. La asalté al baile siguiente y le hice saber lo que es un tango. Chico, hablas con los pies, me dijo, y yo la ceñía y bajaba un poco la mano por la espalda i ella ni mus. O sea, tragaba. Es lo que pasa hoy con las chavalas. Antaño, yo me recuerdo, la que más y la que menos te salía con aquello de las manos quietas y se acabó la función. O sea, no se dejaban. Pero hoy es otra cosa. La rubia me contó que se llamaba Faustina [...]. Tenía la mirada clara y las carnes macizas, sobre todo la espetera, y se restregaba a modo. Después de cuatro bailes, con dos copas encima, se lo dije, o sea le dije si, fuera aparte el lechugino y la Faustina Arranz, había algún otro monumento en Castrillo que mereciera la pena, y ella, que la ermita [...]. Nunca se me dio tan fácil una mujer y, ya en plan conquista, le pregunté si el lunar de la mejilla izquierda se comía solo o con mayonesa y ella, con todo el morro, que a gusto del consumidor."

03 noviembre 2010

Volvamos a las drogas

Un video de distracción con las drogas habituales: montaña, amigos y bicicleta. Vuelta desde Calonge hacia la Bisbal d'Empordà, hace quince días.

video