31 enero 2011

Alucinando

Quiero poner cosas del pasado viaje a Roma pero tengo problemas con mi ordenador y con mis videos y con mis fotos. Sólo me llega para poner una imagen que resume mis sensaciones durante esa semana y puedo decir que después. Simplemente, sigo alucinando.

28 enero 2011

Democracia, rebelión, incendio en la Vall d'Albaida

Voy a mezclar temas. El primero es el de las rebeliones populares de Túnez, Egipto, esperemos que Marruecos y alguno más. El segundo, la esperada rebelión que debe haber en las democracias occidentales contra los cochináceos que nos gobiernan. El tercero, el incendio de la Vall d'Albaida del pasado septiembre.

En realidad, todo cabe en un mismo saco. El primer caso me sirve para constatar con alegría que el pueblo aún es capaz de levantarse contra sus dirigentes, sean estos dictadores o democracias falsas o democracias bien vistas por el resto de hipócritas jefecillos occidentales. Este caso, llevado con suma mala mano por los gerifaltes locales -bajan el precio de los alimentos básicos, dicen, para callar a sus súbditos...- me lleva directamente al segundo, en el que espero que esas rebeliones sucedan en nuestro territorio, sea o no con la gente en la calle en masa, contra la gentuza que lleva traje y corbata y que siempre tiene un micrófono a un palmo para decir y hacer la mamarrachada más gorda. Este segundo caso, mezclado con el primero, me lleva al tercero, que no es más que lo sucedido de entre tantos que ocurren y que luego se ve el plumero de la realidad. Se incendia una zona -nadie sabe cómo, y en todo caso con el tiempo se olvida-, se denuncia entonces que se quiere pasar una línea de alta tensión por allí y que qué casualidad, y en unos meses -no tienen ni vergüenza para dejar pasar los años y disimular- se abren los plazos para las expropiaciones como trabajo inicial para empezar a hacer el proyecto que ya había planificado, antes de la quema. ¡Acabáramos!

El problema es que seguimos siendo unos estúpidos y unos memos, y aún continuamos con la tontería de ir a votarlos. La política es absolutamente despreciable, la mentira más absoluta del mundo, la vergüenza de una sociedad occidental pasada de rosca, maleducada, analfabeta e incapaz de tener los instrumentos necesarios -el voto no es suficiente, es un engaño- para pararles los pies a esa panda de desgraciados que nos gobiernan bajo nuestro nombre. Los hayamos votado o no.

Propongo una tabla de ejercicios: vea usted un informativo o lea declaraciones de los políticos de esas en que se tiran pestes los unos a los otros. Primer ejercicio: ¿Cree usted que toda esa batalla nos lleva a algún sitio? Segundo ejercicio: ¿Podría decir en qué se parecen las luchas de poder de hoy en día en las de los señores feudales de hace cientos de años? Tercer ejercicio: ¿Tiene usted la convicción de que es creíble todo esto? Cuarto ejercicio: ¿Qué sensación le produce que una ministra de defensa, el presidente de un gobierno autonómico y sus secuaces se presenten con cara de pena en la zona afectada por el incendio y meses más tarde permitan que se lleve a cabo el proyecto sospechoso de estar detrás de la quema? Quinto y último ejercicio: Intente no votar.

25 enero 2011

Frases míticas

Hay frases que quedan en la memoria colectiva del mundo. Desde el "Yes we can” de Obama hasta el “You know now” (iunounau) de Aznar, por no hablar del “Estamos trabajando en ello” del mismo personaje con acento mexicano, aunque hay otras más serias como aquel “gritad, gritad, gritad más, que mientras gritéis, no mataréis” que les soltó Ernest Lluch a algunos proetarras que le increpaban (luego, tiempo después, lo mataron). Pero todo eso forma parte de la memoria colectiva. En un ambiente más cercano, tanto familiar como de amistades, también hay muchas frases, algunas más graciosas que otras, que invitan a la sonrisa por su espontaneidad. Aquí dejo unos ejemplos.

1. “Me he dejado la pizza en el metro”. Un amigo, un sábado por la noche en que apareció en casa de otro amigo dispuesto a cenar.

2. Instituo Luis Vives de Bachillerato, partido de fútbol:

- Rafa: "Paco, eres un guarro..."

- Paco: "No me jodas, Rafa"

La frase no tiene gracia sin explicar la pelea que acto seguido se originó entre los dos, con las gafas de uno volando del derechazo y con uno encima del otro, rebozándose en el campo. Esta pelea ha sido catalogada por el amigo que se dejó la pizza en el metro como “la más sucia, esperpéntica y lamentable que he visto en mi vida”.

3. "Cómo mola trabajar en Nochevieja”. Cántico al portero de la finca de unos apartamentos de Cullera donde pasamos un 31 de diciembre. Años después, alguno de los que cantaba aquello ha trabajado muchas Nocheviejas y asegura: “La frase en sí me toca los cojones...”

4. "¿Què feu amb un cubata?”. Frase de la madre de un amigo al encontrarse a su hijo y a otro compañero saliendo de un párquing, ambos cubata en mano, y ambos con sus 32 años bien cumplidos.

5. "O te vas, o te tiro los trastos". Rafa, intentando ligarse a una chica con la calidad verbal y el tacto habitual. La tía en cuestión se fue.

6. "Tengo el brazo mal". Excusa eterna de un amigo para no ponerse de portero.

7. "Yo ya fregué en Cullera". Excusa sin tiempo de caducidad del mismo amigo para no fregar.

8. "Mamá, iré a comer después de comer...". Nochevieja del 2000. Mientras todos los amigos llamamos a casa para desear la buena entrada en el año nuevo a las respectivas familias, otro suelta esta frase de gran visión espacio-temporal.

9. Partido de fútbol de la Copa de la Universitat de València. Nos están dando una buena tunda porque el equipo rival tiene un jugador buenísimo. Alberto provoca una discusión-pelea con dicho jugadorazo y el árbitro expulsa a los dos. Al llegar al banquillo, Alberto perfila media sonrisa y dice: “Alfil por reina”.

10. "¿Cabrón, ya estás aquí?". Dani a Rafa cuando éste lo alcanza en el sector de bici del duatlón de Benicarló del 2010. Uno que iba al lado de Dani se sobresalta porque pensaba que le insultaban sin saber por qué.

11. “Se lo ha llevado la ambulancia, ¿no lo habéis visto?”. El hermano de Fernando a un grupo de amigos del susodicho, cuando estos, después de un ‘interesantísimo’ partido de fútbol americano, bajaron al campo a saludar quedando en evidencia su falta de atención durante las infinitas horas de aquel partido.

12. Partido de fútbol de Copa de la Universitat :
- Un jugador contrario chuta fuera, bien lejos, y dice: "Árbitro, falta"
- Un jugador nuestro: “Y una polla, falta de punteria".

13. "Dejadme solo". En el instituto, en clase de gimnasia, la profesora tiene de conejillo de indias a un amigo para hacer el pino en la pared. El amigo, crecido, insiste en hacerlo sin ayuda. Suelta aquello de “dejadme solo” y hace el pino. Acto seguido se pone rojo, le tiemblan los brazos y acaba doblando el cuello al caer el cuerpo por su propio peso.

14. "Ahí viene Dani, dándolo todo". Esta frase persigue a Danielo, siempre tan competitivo en cuestión de deporte.

15. "Llevo dos y voy bien". Frase con un par de cubatas en el cuerpo. Sin beber más, acabó durmiendo en la acera de la entrada de un pub mientras sus amigos le tiraban monedas cual mendigo.

16. "¡Aparta!". Paquito adelantándote en pleno descenso con la bici de montaña por el interior, por el exterior o por donde sea, justo antes de darse un leñazo.

17. "Sólo queda este repecho”. Mentira habitual en una salida en bici que se le dice al que va torrado.

18. “La última y me voy...”. Un clásico de un sábado por la noche.

19. "Verle cómo dobla el cuello para intentar seguirme". Habitual gesto de rabia en plena carrera a pie o en bici, duatlón o triatlón.

20. "Aaaaaaaaaajjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjj, cabrón". Dani, intentando seguir la rueda de Rafa en el duatlón de Benicarló.

21. "14B, escalera 7". Cántico desde el apartamento de un amigo en Cullera a todo aquel que le caían cosas desde allí.

22. "Seguidme, conozco el camino". Danielo, parafraseando al profesor Marcus Brody de la peli "Indiana Jones y La Última Cruzada", mientras dábamos vueltas sin sentido por la Cañada en aquellos principios de btt globera, hace mil años.

23. "¡¡¡Paquitoooooooooooooooooooooooooooooooo!!!". Estallido general para evitar que Paco se hostiara al no ver que iba directo a un salto al vacío, por la Cañada, hace más de una década.

24. "Paquito, en esta bajada el último salto no lo hagas que luego viene una curva". Rafa, antes de ver cómo Paco desobedecía y acababa en un zarzal boca arriba, gimoteando por los pinchos y la risa que la daba.

25. "Yo tocaba el bajo". El clásico de los clásicos.

26. "¡Hijodeputacabrón!". El segurata de unos apartamentos de Cullera, después de recibir una lluvia de huevos mientras tiraba la basura cumpliendo con su obligación.

27. "García, por la puerta o por la ventana". Santos, profesor de Ética en 1º de BUP, echando de clase a Javi García.

28. "Yo cocino". Altarriba, para evitar fregar.

29. "Sois unos putos frikis". El Monris, que tiene su casa llena de monigotes, cómics y películas gore y de terror de serie Z.

30. "Eh, que no os voy a atacar". Ramón Ros, profesor de matemáticas de 2º de BUP, que a mitad de clase se da cuenta de que lleva la bragueta, el cinturón y el botón del pantalón abierto y atiende a las caras incrédulas de los alumnos.

22 enero 2011

Frío relativo

Cada vez que salgo de mi mundo acabo por relativizarlo todo, tal vez demasiado. Hoy estoy de vuelta después de visitar Roma y he ido a un campo de fútbol de Andorra a pasarme cerca de dos horas (miento, porque he llegado veinte minutos tarde) a más de 3º bajo cero y con un viento helado de congelador industrial. En realidad, con aquello de la relatividad o relativización (¿?) me lo he pasado pipa, porque del frío que teníamos los periodistas de turno hemos soltado unas cuantas barbaridades. A falta de carajillos que calienten, buenas eran unas risas. Es todo muy relativo.

16 enero 2011

Parón

Me se permitan unos días de asueto, gente. Arrivederci.

Nota: Parón no está aceptado por la Real Academia de la Lengua Española, que como sabemos va siempre a la velocidad de la vida. En su momento les pregunté y me dijeron que, en todo caso, parada. Parada tienen la lengua, coñe.

14 enero 2011

Felicidades de pastel



Ayer fue el cumpleaños de la Pepa y del Tony Lara. Da la casualidad que los dos nacieron el mismo día del mismo año, y son como dos gotas de agua con 35 años. Muchas felicidades a los dos, y sobre todo, mi enhorabuena por el pedazo de pastel que trajeron a la redacción. Absolutamente espectacular.

A la Pepa no hace falta presentarla. Tony es el fotógrado d'El Periòdic d'Andorra, y podeis ver parte de sus trabajos en su web: www.tonylara.es

12 enero 2011

Esos locos que corren

Son siete minutos de video. ¿Siete? Se convierten en tres, en dos, en menos. Se pasan volando. Es el video más encantador que he visto en mucho tiempo. Precioso, explica muchas cosas que no sabemos explicar. Piensa que, los siete minutos que tardes en verlo, aun siendo menos, seran tu mejor inversión. Porque a lo mejor, después te vas correr.

10 enero 2011

¿Existe censura en Andorra?

Hoy ha pasado una cosa curiosa en El Periòdic d'Andorra. En nuestra web hemos publicado una información sobre un policía andorrano, Robert Guirao, que se ha graduado en la Academia Nacional del FBI (http://elperiodicdandorra.com/societat/7660-un-funcionari-de-policia-andorra-es-gradua-a-lacademia-nacional-de-lfbi.html). El caso es que esa noticia de repente ha desaparecido.

Era ya tarde y sólo estábamos en el periódico un maquetador y yo, y han llamado hasta tres personas para preguntar, para mi sorpresa porque los he atendido yo, si habíamos censurado la noticia. Después de la primera llamada nos hemos puesto en contacto con los responsables del periódico y nadie sabía qué había pasado. De hecho, en nuestro mismo archivo interno esa noticia no se encontraba, ni tan solo en una papelera donde pudiera haber ido a parar en caso de haber chafado por error ese texto, cosa que puede pasar porque todos somos personas y nos equivocamos.

La evidencia dice que alguna cosa extraña ha pasado, pero no le hubiéramos dado más vueltas al asunto si las llamadas que hemos recibido sobre posible censura no fueran de gente del gremio de la policía, los cuales asumían como muy posible la acción de la censura en Andorra. Ante estas insinuaciones, yo no puedo más que sorprenderme, porque no creo que haya nadie interesado en impedir hacer pública una noticia sin ninguna intencionalidad como esta (aunque alguna de las llamadas lo ha puesto en duda), y menos pensar en que alguien externo al periódico y a nuestra web haya accedido a ella y haya borrado del sistema tal documento. Eso me suena a película americana y hacker de gran nivel.

En todo caso, ahí queda la duda, porque nadie en el periódico ha entrado en el sistema para hacer nada, primero porque éramos dos en la redacción, y segundo porque quién estaba al mando tampoco había recibido ninguna orden de quitar ninguna información, cosa que, por cierto, no ocurre aunque se pueda pensar lo contrario.

Hace tiempo que cuando hablo con el mundo exterior desde Andorra, vía telefónica desde mi casa, saludo a la policía por si me está escuchando. Unas buenas noches no pueden hacer daño. El caso es que ha pasado que algunas personas han hablado un día con un familiar que vive en España y le han dicho que le llevaban algo de dinero, y justo en la salida del país, cuando nunca o casi nunca te registran, sí lo han hecho. Qué cosas.

07 enero 2011

Un amigo entre la lluvia

El primer año de estar en Andorra, hubo dos días, puede que tres, en los que la Pepa tuvo que venir a por mí porque me pilló la lluvia... tormentas pirenaicas, pocas bromas con eso. Dos de ellas fueron justo al atravesar la frontera, y puede que otra esta en la que me tuve que resguardar en una casa de campo que estaba abierta. Allí encontré un techo y un amigo.

video

05 enero 2011

Queridos Reyes Magos

Sé que es muy justo de tiempo pero lo que os quiero pedir tal vez me sea concedido. He estado pensando mucho estos días en qué pediros, y he llegado a la conclusión de que nada material me hace falta. Todo me parece superfluo y banal, a excepción de una cosa.

En realidad, quisiera que me regalarais la fórmula mágica para tener a mi lado durante toda la vida a la Pepa. Es que estos días he pensado mucho en ella como suelo hacer cada semana, y me he dado gracias por haberla encontrado en mi camino. No sé en qué momento de mi vida se me cruzó por delante esta persona tan llena de vida e ilusiones, tan pícara y tan maravillosa.

Siento que se me acaba el mundo si un día ella se aleja, y como eso espero que no me pase nunca, os pido por favor que permitáis que estemos juntos hasta que la Tierra nos engulla con toda su fuerza. No es un deseo banal ni nada material, sino de sentimiento y cariño hacia la persona que más a gusto me hace estar en el mundo. Sin su sonrisa yo no sería el mismo, sin su cariño no duraría ni un segundo, sin su amor sería un cero a la izquierda.

Quisiera poder despertarme cada día a su lado como hago ahora y darle un beso de buenos días con la cara embotada por las horas de sueño. Eso es lo que os pido. Sé que es mucho, pero ¿acaso hay alguna carta a los Reyes Magos que no sea excesiva?

04 enero 2011

Ley antitabaco: ¿Legislar o criminalizar?

Un fumador va por la calle el día 2 de enero de 2011. Mira a su alrededor. Ni colegios ni hospitales a la vista. El tío se enchufa el cigarrito y se pone a caminar, pensando en sus cosas y en el tabaco que acaba de encender. Mira que si me enganchan... Va paso a paso mirando en todas las esquinas, no sea que al girar se encuentre de lleno con la puerta de un cole o una ambulancia le avise de que está a pocos metros de terreno peligroso.


El fumeta no lo ve claro. No sabe por dónde ir ni si hace bien en llevar el winston entre los dedos, así que titubea mientras mira de soslayo una cortina que, dos pisos más arriba en la finca de enfrente, se ha movido. Intuye una señora con los rulos puestos y al quite, teléfono en mano llamando a la guardia, oiga, que aquí hay un fumador y el cole de mis nietas está justo al lado.




El tipo sale corriendo sin desprenderse de su cigarro, y cuando pasa cerca de un bar hace el ademán de entrar allá donde siempre se ha encontrado seguro, pero un cartel lo frena mientras del fondo del local sale la voz de la ministrísima trepa Pajín diciendo aquello de "hay que denunciar".


Nuestro resignado fumador sigue en la huida y pasa por un quiosco de prensa en donde en portada de un periódico lee que el alcalde de Valladolid -erre que erre con la Pajín- acusa a la ministrísima de instigar a hacer lo que antaño hizo el nazismo con los judíos: denuncia y castigo. Con el cigarro en la boca, el colega hace una mueca de complacencia, pero no le da tiempo a más cuando ve a dos policías locales salir del coche patrulla porra en mano en busca del delincuente. Corre y cruza, sin querer, por delante de un hospital: entre los coches del párquing el agente de seguridad se abalanza sobre él pero sale ileso del envite y aún con el tabaco en la boca, mientras los locales siguen su estela como alma que lleva el diablo. Mientras tanto, en lo alto del centro de salud aterriza un helicóptero que trae a la Pajín y al Zapatero en visita oficial para ver cómo se desarrolla el tema después de las primeras horas de prohibición, y a todo esto nuestro amigo sigue esquivando a la ley con quiebros de rejoneador.


Zapatero y Pajín se asoman a la cornisa y siguen atentos la acción, se miran encantados y sonríen. De aquí a dos días no fuma ni dios, se dicen, y en esas estamos cuando del cielo se abre una nube, luego otra y luego más, y aparece San Pedro con un caliqueño entre los dientes en pos del placer. Oiga, señor presidente, ¿no cree usted que como broma ya es suficiente? Abajo, los policías se han parado ante la luz que emana del cielo, el perseguido fumador se detiene sofocado y presta atención a lo que acontece en las alturas. Y entonces, un avión del ejército para misiones especiales abate la nube del santo, que cae de bruces sobre la escalera que da acceso al centro sanitario, con el purito en la boca y firme como las esposas que dos afanados policías locales le ponen en las muñecas.

San Pedro pataela y menta a la divina providencia, mientras el presidente y la ministra se dan un abrazo alborozados. Ya te digo, Leire, que aquí en dos días no fuma ni dios. Legislar, brama el fumador perseguido que ya está acorralado, no es criminalizar. ¿O qué?.