05 enero 2011

Queridos Reyes Magos

Sé que es muy justo de tiempo pero lo que os quiero pedir tal vez me sea concedido. He estado pensando mucho estos días en qué pediros, y he llegado a la conclusión de que nada material me hace falta. Todo me parece superfluo y banal, a excepción de una cosa.

En realidad, quisiera que me regalarais la fórmula mágica para tener a mi lado durante toda la vida a la Pepa. Es que estos días he pensado mucho en ella como suelo hacer cada semana, y me he dado gracias por haberla encontrado en mi camino. No sé en qué momento de mi vida se me cruzó por delante esta persona tan llena de vida e ilusiones, tan pícara y tan maravillosa.

Siento que se me acaba el mundo si un día ella se aleja, y como eso espero que no me pase nunca, os pido por favor que permitáis que estemos juntos hasta que la Tierra nos engulla con toda su fuerza. No es un deseo banal ni nada material, sino de sentimiento y cariño hacia la persona que más a gusto me hace estar en el mundo. Sin su sonrisa yo no sería el mismo, sin su cariño no duraría ni un segundo, sin su amor sería un cero a la izquierda.

Quisiera poder despertarme cada día a su lado como hago ahora y darle un beso de buenos días con la cara embotada por las horas de sueño. Eso es lo que os pido. Sé que es mucho, pero ¿acaso hay alguna carta a los Reyes Magos que no sea excesiva?

5 comentarios:

Alcudia de Veo dijo...

Pides una sola cosa, pero al mismo tiempo lo pides todo. Tranquilo que los Reyes Magos te lo van a conceder.

Anónimo dijo...

Sóc Baltasar, i et regalo la fórmula màgica per aconseguir tot allò que demanes. Jo et diré els ingredients aquesta nit i tu has de saber com barrejar-los perquè isca tot bé.
Molta sort! I a l'altre any no demanes res, que el que ara aconseguiras és un regal per molts anys...

SM Baltasar

Luis dijo...

:)

Raul dijo...

Iba a actualizar mi blog con un titulo similar... nada que ver con el contenido. Seguro que mañana y muchos años/siglos se te cumplirá el deseo que pides. Un abrazo para los dos

Mary dijo...

Eso no hay que pedirlo, hay que trabajarlo día a día para mantenerlo. Tú lo haces y ella lo hace, así que de momento no tienes de qué preocuparte ni nada que desear, simplemente disfrutar de lo que vas labrando cada día. Precisamente ayer le comentaba a Erena lo bien que os veo a los dos, cada día más unidos. Seguid así.