14 mayo 2009

Pitada monumental



Jaleo. A mí el Borbón ni me va ni me viene. Simplemente creo que es un pintamonas que nos chupa el dinero (y no poco) y se dedica a hacer de diplomático permitiendo que muchos empresarios y sectores se beneficien de otros mercados más allá de la frontera española. Por lo demás, nos salvó de la continuidad de una dictadura y luego del intento de otra, y esto, todo sea dicho, no es moco de pavo. Gracias. Esto no lleva a que piense que, hoy en día, posiblemente es más un gasto que otra cosa, él y su familia. Démosle un piso de protección oficial, un sueldo de 2.000 euros (para que no se queje) y cerveza gratis, y aún nos sale bien la broma.

Pero mezclado con el fútbol... el Borbón tuvo que aguantar en la final de Copa lo que a mí me pareció muy gracioso. Es una opinión, o más bien una sensación. El caso es que me hace gracia que la prensa llamemos nacional se indigne porque las aficiones vasca y catalana pitaran el himno. ¿Y? ¿Qué esperaban? ¿Que lo corearan como si fuera el Bernabéu? Hay que saber en qué país vivimos, y vivimos en un país en el que hay unas cuantas nacionalidades, o sentimientos de nacionalidades, o lo que le queráis llamar, que no sienten el ser español, y que se ríen de toda la parafernalia que se vende desde Madrid, porque la ven pasada de rosca, fuera de lugar, y que además les daña su identidad.

El periodista llamemos nacional que escribe que es indignante eso, no tiene ni la menor idea de lo que siente un catalán al que desprecian en el resto de España, ni lo que piensa un vasco que no entiende nada de lo que pasa porque él no lleva la misma sangre que uno de Jaén.



TVE no puso el himno para que no se oyera la monumental pitada que no lo dejó ni oir, luego lo insertó en el descanso alegando "un error humano" al principio, y con la vieja y cutre técnica de cojo el audio por aquí, lo subo por allá, y lo mezclo con este plano, todo pareció diferente, aderezado con un plano corto, y muy duradero, de un aficionado vasco con la mano en el pecho en plan patriota. Uno. Patético, porque el resto de radios, la televisión catalana y la vasca, que también lo daban en directo, todos, tuvieron la oportunidad de escuchar una opinión, posiblemente no total pero también posiblemente digna de tener en cuenta, de que el himno, la rojigualda y compañía no son bien vistos. Se han zumbado al jefe de deportes de TVE por eso... bueno, tal vez el hombre quiso ahorrar el disgusto a la gente de Córdoba de ver cómo vascos y catalanes se cagan en la pompa española, aunque, un tanto hipócritas por no decir mucho, luchen y ganen la Copa del Rey, la de España, es decir la antigua del Generalísimo de la que, de nuevo vascos y catalanes, son los más laureados.



Como prefinal, diré que un amigo mío me envió el siguiente mensaje desde Mestalla: "Ni una bandera española, silbidos al himno y baile. Germanor nacionalista. Histórico. Barbaritats!". Esto lo vivió el Borbón, seguro, aunque no reflexionará, porque el tipo tiene la vida solucionada.

Y como final, unas declaraciones de Iñaki Anasagasti, del PNV: "El Athletic ha recibido en su tiempo la Copa del Rey Alfonso XIII; la Copa del presidente de la República en tiempo de la República; la Copa del Generalísimo, donde ahí no podía pitar nadie; y ahora la Copa del Rey, es decir ahora se puede pitar y la gente pita". Y al que no le guste, 'dues pedres'.

14 comentarios:

Cris dijo...

Hola Rafa, com va? Mira què casualitat que hui he entrat al teu blog, ja feia moltíssim que no ho feia, i em trobe amb aquest article tan xulo. Estic d'acord en gairebé tot el que dius. Està molt bé. Un saludet des de Senyera!

Emilio (el del més) dijo...

Un error humano lo puede tener cualquiera y ya está solucionado porqué el ser humano que dirigía los deportes en TVE ya lo han cesado, ves que velocidad en reparar los errores?

María dijo...

Sin entrar en polémicas, a mis alumnos les explico que lo que ellos aprenden no es español, sino castellano, y que hay otras lenguas (bitte, kein Dialekt) en el territorio nacional. Luego les suelto una parrafada en valenciano/catalán (qué más dará) y se quedan asombrados, no porque no entiendan, sino porque no tenían ni idea de que hubiera esa diversidad cultural en España. Un idioma -mal que les pese a algunos-es un factor muy importante para que un grupo tenga su propia identidad cultural y se sienta cuanto menos algo diferente al resto. No es cuestión de odiarse los unos a los otros, sino de que los madrileños respeten la cultura catalana y de que los "catalanistas" (así nos llaman) nos dejemos de independencias y leches y nos sintamos orgullosos de nuestra riqueza cultural. A mí se me llena la boca cuando les cuento a mis alumnos que en Levante hablamos desde pequeños dos idiomas diferentes y que, por eso, nos es más fácil entender otros idiomas similares como el francés o el italiano.
En mi opinión eso es orgullo patriótico, lo demás son politiqueos, envidias y chorradas de ignorantes.

la mensin dijo...

Estoy de acuerdo. Creo que a mucha gente en España le hace falta salir de sus fronteras para darse cuenta de lo que es realmente España. Desde fuera lo entienden perfectamente, ven totalmente lógico que, por ejemplo, un albaceteño tenga que aprender gallego si quiere trabajar en Galicia. Pero muchos españoles se escandalizan por eso. Bueno, que me voy por las ramas...

la mensin dijo...

Por cierto, cuando veo la nueva foto de portada pienso..."¡cuidado con las gafas!!", da como no sé qué, que se te caen!
Me parezco al abuelo...

Riki dijo...

Si no se sienten Españoles, pitan el himno de España, entonces ¿porque participan en la liga española y disputan la copa de rey -de España-?

Porque son unos paletos, unos maleducados, irrespetuosos y lo más grave, no son consecuentes con sus propias opiniones.

Rafa, no quiero inflamarte el blog, pero...no he podido quedarme callado, jeje.

¡Viva España!

Rafa dijo...

Si los equipos profesionales deciden no participar en una competición de su Estado, quedan automáticamente sancionados por la UEFA, y seguramente no hablamos de sanciones económicas ni momentáneas, sino de perennes. Participan en un juego, pero hay aspectos políticos con los que no comulgan.
Y no te preocupes Riki por incendiar nada. Esto es un debate y caben todas las opiniones.

Iago dijo...

A mi això que diu la María de l'Espanya diversa i muticultural i tot plegat també em sembla molt bé. Però els catalans fa segles que hem apostat una vegada i una altra per aquesta Espanya conscient de la seva diversitat, que sigui federal, confederal o com li vulguis dir... però resulta que els únics que creiem en aquesta Espanya som nosaltres. Més enllà de Catalunya (o més enllà de la perifèria, si voleu) no hi ha un nombre significatiu de persones que apostin en aquest sentit. Per tant he arribat a la conclusió que L'AUTONOMIA QUE ENS CAL ÉS LA DE PORTUGAL.

M'allargaria molt, molt més, però només vull dir que aquests que criden "viva España" només contribueixen a disgregar-la cada vegada una mica més i que no hi hauria separatistes si no hi hagués separadors. Però, pel que fa a mi, ja han tensat massa la corda, ja els he aguntat massa (i mantingut massa amb els meus impostos) i ja no hi ha marxa enrere. I precisament penso que per poder gaudir de la diversitat cultural d'Espanya el millor que podem fer és partir-la en les seves parts, perquè així ens podrem relacionar amb els castellans i la seva cultura amb normalitat, talment com ho fem amb els alemanys o amb els anglesos.

Els "paletos", per cert, són tota aquesta tropa d'espanyols que encara no han tingut un president del Govern que sàpiga parlar alguna llengua que no sigui el castellà... jo no dic el català o el gallec, sinó alguna cosa tan simple, tan normal, tan cosmopolita i tan poc "paleta" com és l'anglès.

PS
I si juguem la lliga i la copa del Rei és per una raó: ¿Algú les ha de guanyar, no? Si només juguéssiu vosaltres, perdria tothom.

El Tito de S. dijo...

Bien por Riki. Estoy de acuerdo con él. Y añado: Hay mucho separatista camuflado. Claro, cuando se han llevado las concesiones industriales, las mejores infraestructuras y la protección a sus productos agrícolas en detrimento, no de Madrid, sino de las demás regiones, no había problema; entonces solo se protestaba por la cuestión política. Ahora os viene bien el separatismo, después de haber esquilmado a Extremadura, a Castilla, a León...

Riki dijo...

Sinceramente creo que los jugadores (la mayoría al menos) y los clubes (todos) quieren jugar las competiciones españolas por su prestigio y tal...si realmente no les interesara, y les amenazan con sanciones, jugarían con la alineación del filial de 3ª regional.

Iago, de política paso de hablar, me aburre y difícilmente os voy a convencer de nada, ni viceversa, pero sinceramente tb me duele pagar los impuestos que pagamos para lo poco que nos dan a cambio; y no porque se lo lleven a Andalucia, a Extremadura o a Galicia; o a un parado, o a una viuda; sino porque muchos funcionarios y políticos se aprovechan, son ineficaces, tienen muchos privilegios que no tienen el resto de trabajadores, y a menos que maten a alguien tienen el puesto asegurado para siempre.
Lo primero es solidaridad y lo otro es injusticia y desigualdad.

Entiendo que estés desencantado con el "concepto de ESPAÑA", pero entenderás que a mí me pasa lo mismo con los independentistas, y su forma de entender "el concepto CATALUNYA" y su forma de ofender al resto. Te prometo que no montaría follón mientras en un partido suena el himno Catalán.

Ah, y chapeau a Iago por el comentario de los presidentes de gobierno...ESO ES UNA AUTENTICA VERGUENZA. Políticos...todos a la cola del paro. Al menos los que no pasen un examen de capacitación mínima. Pero si hasta un bedel de ayuntamiento lo tiene que pasar, porque ellos no?

Tito, probablemente Cataluña y el país vasco se han llevado más ayudas que el resto, pero estuve en Jerez (si Rafa, ¡¡¡con la moto nueva!!!) para ver MotoGP y ...puf, que envidia de carreteras que tienen por allí, mientras que en Cataluña o Valencia te toca pagar sí o sí en los peajes. Que envidia de AVE que hasta hace nada solo llegaba a Sevilla, Córdoba, Valladolid, Zaragoza,...pero que curioso sabiendo de donde vienen los 2 presidentes precedentes,¿verdad?

Bueno, a ver si me escapo a Andorra, y continuamos el debate en un bar con una cervecita, o subiendo una montaña con una barrita y un isostar. Besos y abrazos para todos.

PD: enhorabuena al barça (se lo han merecido), ánimo a la afición del bilbao y ¡Amunt Valencia!

PPD: ¡vaya ladrillo!

Rafa dijo...

Agradezco a Riki, Iago i a mi Tito segoviano, entre los que ha estado el centro de la polémica en este debate, su eduación para temas tan peliagudos como estos.

A Riki, además, le envío un saludo enorme y mi envidia sana por esa motaza con la que seguro disfrutó en Jerez. ¡Cabrón!

A mi Tito mi amor eterno y mi cariño porque me ha enseñado muchas cosas y seguirá haciéndolo como en esta entrada, aunque no comparta algunas cosas como él no comparte algunas mías. Guapetón.

I a Iago, todo el respeto y amistad de alguien que conozco sólo desde hace año y medio, y que aunque se encienda de vez en cuando (como yo), él es el Don.

Iago dijo...

Mira Riki, jo estic amb tu amb què és una vergonya que alguns catalans es queixin de pagar més impostos per a les vídues o els pobres de Galícia, d'Andalusia o d'Extremadura... A mi el que em dol, i molt, és que tres comunitats: el País Basc, Navarra i Madrid surtin beneficiades del repartiment: les dues primeres pel concert econòmic (jo no crec que sigui un bon model, però si elles el tenen ¿per què no la resta?), la tercera (Madrid) perquè rep una pila d'inversions en nom de l'interès general que només repercuteixen a la capital.

I quan des de Catalunya (i també des de València o Mallorca) es proposa un sistema en què TOTS paguin en funció de la seva riquesa i rebin en funció de la seva població (¿hi pot haver alguna cosa més justa?) tothom posa el crit al Cel perquè hi ha molts privilegis camuflats sota el nom de "solidaritat".

Y mira, Tito de S., esto del separatismo... (yo no soy un "separatista camuflado" soy un SEPARATISTA A LOS CUATRO VIENTOS gracias al creciente número de separadores que corren por las Españas) ... esto del separatismo, decía, no es sólo una cuestión de dinero, es, básicamente, una cuestión de dignidad. Yo no necesito remontarme al pasado para confeccionar un catálogo de agravios. Me basta recordar que cuando el 90% del parlamento de Catalunya (una realidad geopolítica que yo siento como mi nación) votó un Estatuto y este Estatuto fue remitido al Congreso, apareció un tal Alfonso Guerra (sí, sí, el hermano de aquél que se gastaba dinero público en putas, cafetitos y caballos) un tal Alfonso Guerra que comentó: "El Estatuto catalán nos lo hemos cepillado bien cepillado".

Yo puedo entender que quizás ese Estatuto no se adaptaba al 100% a la Constitución (aunque todo es interpretable), puedo entender que una región como la del señor Guerra necesita infraestructuras para compensar un déficit histórico y que los catalanes, que tenemos más, debemos aportar más, puedo entender que el señor Guerra y todo el PSOE discrepe de la oportunidad de reformar el Estatuto catalán... pero no pienso tolerar que, ni el señor Guerra ni todos los políticos y ciudadanos de España, se rían de mi voluntad, de la de mi familia, mis amigos y mis conciudadanos... voluntad democráticamente expresada y legalmente encauzada en el parlamento que nos representa. Y ejemplos como los del señor Guerra los tenemos a montones cada día y, aunque hacen menos ruido, duelen mucho más que todos los silbidos que pueda recibir un rey puesto a dedo por un dictador, mantenido con los impuestos de todos y descendiente de la dinastía más carpetovetónica y más endogámica de cuantas han ocupado los tronos de Europa.

Y entiendo que las cosas han llegado hasta tal punto que mis comentarios, al igual que todas las proclamas de esto que llamamos catalanismo o separatismo, puedan ofender a muchos que se sienten españoles. Por eso lo más sano, lo más higiénico, lo más normal... es que esta raza de victimistas cansinos en qué nos hemos convertido los catalanes se vaya a su casa y se monte su propio estado. Así podremos tratarnos de igual a igual y terminarán los menoscabos a la dignidad de ambas partes.

Y, no te preocupes, que si tenemos que pagar por las "concesiones industriales, las mejores infraestructuras y la protección a productos agrícolas", lo haremos encantados. Tenemos suficientes industrias, suficiente talento y suciente voluntad para rehacernos de tan cuantiosa deuda. Hemos pagado por ser esclavos y pagaremos por ser libres. Y España podrá quedarse con todo nuestro dinero pero no tendrá jamás ni un ápice de nuestra dignidad.

Uf! Encantat de debtre amb vosaltres.

El Tito de S. dijo...

Algunas posturas radicales sirven para que los dictadores justifiquen su intervención. Eso tiene un peligro incalculable que está demostrado históricamente en todas las éreas geográficas. Pero también son peligrosas las personas que radicalizan los nacionalismos porque, en sentido estricto apuntan ideas totalitarias. Afirmo.
No obstante, pienso que habrá que ponerse de acuerdo, porque no podrá ser eso de "hasta aquí hemos llegado y borrón y cuenta nueva", porque las personas estamos por encima de los políticos que es a quien interesa que estemos a la gresca.
Confieso que fui de Falange (no había otra cosa para hacer teatro o escribir en un periódico) pero he evolucionado para no ser un fascista.

Iago dijo...

Estoy de acuerdo en que los nacionalismos son terribles y apuntan a posturas totalitarias. Por eso yo combato al nacionalismo más fuerte y más terrible de cuantos he conocido: el español. ¿Hay algún país más nacionalista que España, que tiene una constitución que se fundamenta en la "indisoluble unidad de la nación española"? A las naciones de verdad, como Inglaterra, por ejemplo, no les hace falta ley alguna que las proclame ni Constitución que blinde su artificial unidad.

Yo no hablaba de nacionalismos, ni de naciones, sino de dignidad. De dignidad de las personas y de respeto a sus derechos. Porque esto que algunos llaman "derechos nacionales", como la lengua o la cultura, no son sino derechos de los individuos. Y lo que está reiteradamente probado es que España ha sido incapaz durante siglos de garantizar estos derechos, esta dignidad a una parte de su población.

¡Y claro que tenemos que entendernos! Por eso pido que nos tratemos con igualdad, que cada uno tenga la absoluta libertad de construir su comunidad y de dotarla del marco jurídico que crea conveniente. Y, en este debate, yo soy de los que pienso, después de haber apostado durante años por un modelo diferente de estado, que lo más sano y lo más conveniente para ambas partes es que Catalunya tenga su propio estado. Y lo argumento desde la postura más radicalmente basada en los derechos de las personas y opuesta a los nacionalismos. Esto es, en definitiva, una cuestión de libertad. Y los que os pasa a la mayoría de los españoles no es raro, no sois peores que otros pueblos, es, sencillamente, que quien tiene una posición de dominio tiende por naturaleza a mantenerla contra viento y marea.

Y, como que mis palabras no valen nada, o muy poco, y, aunque no haya en ellas un solo atisbo de nacionalismo y sí muchos de sentido común, se me acusa de nacionalista y de poco dado al sentido común. (no es nuevo de ahora, siempre ocurre...) Como que mis palabras valen poco, decía, he pensado en buscar a alguien de racionalismo probado, de antifanatismo confeso, de inteligencia superior... alguien ilustrado, en definitiva, ¿y quién más ilustrado que el mismísmo Voltaire?

Y dice así el sabio francés en el capítulo XXII de 'El Siglo de Luis XIV': "Después de la paz de Utrecht y de Rastadt, Felipe V no gozó todavía de toda España; le quedó por someter Catalunya y las islas de Mallorca y de Ibiza. A pesar de su valor y de su extremado amor por la libertad, los catalanes han estado subyugados en todos los tiempos: los conquistaron los romanos, los godos, los vándalos, los sarracenos, los francos, los españoles... porque Catalunya, en fin, puede prescindir del universo entero, pero sus vecinos no pueden prescindir de ella."

A ver si al final va a resultar que es verdad... Y no os solivientéis, que la próxima cita será de Cervantes y todavía os gustará menos.