10 mayo 2010

Cine y matrículas de honor


Medio mundo se rindió de golpe a la exuberancia de Sophia Loren.

Vaya por delante que una vez me creé cierta enemistad con cierta persona porque hablando con ella de todo un poco solté de mi boca inmunda que yo, si alguna vez tuviera el poder de decisión, nunca contrataría de periodista a una persona recién salida de la facultad con matrícula de honor. Para mí -añadí muy altanero yo sin conocer el pasado académico de mi interlocutor- una persona con matrícula de honor en periodismo es una rata de biblioteca que, salvo honrosas excepciones, no ha pisado la calle más que lo justo, y que es un estupendo periodista de manual, pero un inadaptado a todo lo demás, con que el periodismo siendo calle, literalmente le desborda. Es algo así como aquellos años en que yo hablaba valenciano con mis amigos de Ontinyent, y mi valenciano, de libro y extremadamente académico, no casaba con la pronunciación del día a día fuera del Cap i Casal. Yo ponía el pronom feble en su sitio, pero en un bar con cuatro cervezas en el centro aquello era un despropósito y un jolgorio en mi contra, hasta que, a base de amigos, novias, conversaciones y también de cervezas, llegó poco a poco, aunque nunca del todo, la simbiosis.


Dean, en el papel del atormentado Jim Stark, en Rebelde sin Causa.

Entonces, a ver si alguien me aporta luz. A mí me gusta el cine como a cualquier persona, no soy ningún entendido pero siempre que puedo me enchufo alguno de esos peliculones antiguos sin efectos especiales, con mucho cartón-piedra, ya sean de vaqueros, de romanos, en blanco y negro, de Hitchcock, de guerra o de lo que sea. Todo lo que huele a antiguo simplemente me encanta.

Antes, La 2 programaba habitualmente cine que aquí llamaremos clásico. Hoy se emite con cuentagotas a las dos de la madrugada en ese mismo canal, y últimamente películas de vaqueros tan largas que a esas horas no aguantan ni los búhos. El caso es que recuerdo que, cuando vivía en casa de mis padres, mi hermana María tenía el video programado para grabar todo lo que fuera eso, cine que para entendernos llamaremos antiguo. Pocas películas de Hitchcock han escapado a nuestra suma atención, y también los memorables musicales de Gene Kelly los hemos visto de pé a pá, con un sonrisón de oreja a oreja viendo coreografías espectaculares, escenarios brutales y decorados que hoy no se filmarían nunca. Nos sentábamos juntos a ver Ben-Hur, o Quo Vadis, o Espartaco, o La Caída del Imperio Romano -¡por favor!- y aquello era un sinfín de sensaciones.


¿Quién tiene hoy esta irresistible mirada de guaperas?

Entonces, lo que yo considero tan normal como todo este cine, lo que a su vez creo que es no solo cultura general sino parte de la historia del mundo, últimamente se me cae de las manos. En los últimos años he vivido situaciones que no sé muy bien qué significan. Tal vez sea que yo tengo una edad, y alguna de la gente que me rodea tenga otra, pero yo creo que hay actores, actrices, directores de cine que son tan importantes como para, como mínimo, conocer su nombre.

Pues no. Estoy, y siento decirlo, muy equivocado. Hace poco me dirigía a trabajar, caminando junto a un compañero, matrícula de honor de su promoción, y le comenté que la señora que aparecía en un panel de anuncios, publicitando no sé qué producto, se parecía a Sophia Loren. Aquel pelo a lo Mafalda, los labios finos pero estirados, las cejas y, sobre todo, la imagen grisácea y granulada, como del cine de los 50, le daban a aquella modelo un aire a la Loren. Mi compañero, a mi lado, soltó un "ahá" o algo parecido, y me rondó la idea imposible... "Sophia Loren", insistí, y entonces me dijo que no sabía quién era.


Una jovencísima Sophia Loren, en sus inicios.

Me quedé estupefacto y aún no acabo de comprenderlo, pero hace pocas semanas volvió a sucederme algo parecido. Esta vez en la misma redacción, bromeando con unos compañeros, a él le dije que se gastaba unos aires de James Dean con aquella camisa bien llevada, y entonces él y ella pusieron cara de extrañeza y preguntaron "¿quién?". Pensé que no podía ser, y que tal vez fuera aquello un problema mío de dicción -"ieims din"-, o incluso que en aquel momento no cayeran en el asunto, pero fuimos directos a google imágenes, pusimos James Dean y al ver las fotos la respuesta fue un "pues no lo conozco" que me noqueó.

¿Es posible? Algunas de las excusas que he oído son del tipo "es que no es de mi época", pero ¿acaso James Dean, Elizabeth Taylor, Paul Newman, Sophia Loren, Burt Lancaster, Charles Chaplin o el mismísimo Sean Connery son de mi época?


Esta italiana era y es hoy aún guapa, a sus 79 años.

Entonces, ¿qué ocurre? Dicen que el cine debería ser una asignatura obligatoria en los institutos, y así lo creo yo también, pero lo que me parece inaceptable es que en una facultad de periodismo se obvie todo el legado del séptimo arte. Aún recuerdo con sumo placer y nerviosismo cómo vibré el día que vi la primera secuencia de Sed de Mal, de Orson Welles, en clase de Televisión de Tercero de Periodismo con el profesor Prósper... tardé un año extra en aprobar la asignatura porque entre otras cosas andaba de becario en una revista y en un periódico, intentaba ir a clase y hacía el deporte de siempre, pero aquel ejemplo de cine, como tantísimos otros, no se me olvidará nunca. Una matrícula de honor, sin embargo, me pasa desapercibida.

14 comentarios:

David dijo...

Rafa tio pelis de romanos (Espartaco, Ben Hur), James Dean, un COMPANY de feina guaperas.......
tot fa molta olor a armari tancat. Jajaja.
Salut kms i pelis de romanos

Luis dijo...

Cultura es lo que a uno le queda después de haber olvidado todo lo que ha estudiado... o algo así. Así que, uno con matrícula de honor que no sepa quien es Sofia Loren, James Dean, los hermanos Lumière o Ocatarinetabelachitxchitx es un inculto.
Clásico no es sinónimo de antiguo ni nada de otra época. Lo clásico es un valor que asegura intemporalidad y eternidad a cualquier expresión cultural. Los Beatles son clásicos porque siempre se escucharán, igual que Wagner, Beethoven o los Rolling Stones. Hitchcook es clásico porque cuando uno ve repetidas sus películas tiene la sensación de ver algo completamente nuevo.

Rafa dijo...

Que alguien me solucione otra duda: ¿Es Sophia Loren o Sofia Loren?

Ordenalfabetix!!

Rafa dijo...

Por cierto, Luis, para mí siempre ha sido Okatarinetabellatxictxic, porque el Astérix en Córcega lo tengo en catalán, que me lo regaló mi tío de Segovia, junto con Astérix en Bretaña, que también es junto al de Córcega los dos que no tengo en castellano. No sé si hacer la frikada de comprarme el resto de la colección en catalán y esos dos ejemplares en castellano, jajaja...

Por Astérix, se llega hasta donde haga falta.

¡Por Tutatis!

Mary dijo...

En italiano no me suena lo del "ph", yo diría que es "Sofia" Loren.
Hay mucho individuo por ahí a quien la cultura general le importa un comino (empezando por quien tú y yo sabemos). Mi compañera de piso -sin ir más lejos- no sabe quién es Miguel Delibes ni Fernando Fernán Gómez, ni sabe preguntar "¿cómo estás?" en inglés, ni quién es la ministra de Economía. Bueno, y dice que en España hay 6.000 millones de parados. Imagina de habitantes. Y es maestra. Hay mucho listo por ahí que habla mucho y debería -en vez de hablar tanto- ver más cine y leer más libros.

Rafa dijo...

Marieta, en algunos de los casos sí, porque hay un caso para cada persona, pero en otros tantos casos la cuestión de desconocer estas cosas no implica que vayan de listos. Puede que nosotros también vayamos de listos y desconozcamos otras. La cuestión está en que la educación de este país es una patraña, no intento personalizar en nadie en concreto, sino poner ciertos ejemplos de tantos otros miles que habrá.

Hoy hablando con David en la salida de hoy con la bici lo hemos hablado... no se trata de saberse la filmografía, pero al menos conocer el nombre. Yo no tengo ni la menor idea de lo que decía, yo qué sé, Schopenhauer, y tampoco creas que me interesa en exceso, pero sé que era un filósofo. Por lo menos me suena el nombre y lo sitúo. Esta es un poco la idea.

Mary dijo...

Ya, si ya había pillado la idea.

PETRY dijo...

El comentario de Luis me parece tan completo que nadie puede superarlo.
Nada más que decir.

El Tito de S. dijo...

Nada más que añadir a lo que habeis comentado, sobre todo Luis. Es cuestión de cultura general, básica. Por otro lado, las películas de la Loren o del Dean son, si no obras maestras, sí documentos cinematográficos de la historia del cine mundial que marcaron una época.
Lo del desconocimiento de Delibes o Fernando Fernan Gómez puede ser cuestión de paletismo catalanista, que no del culto catalán.

Rafa dijo...

Tío, me acabo de leer "He dicho", de Delibes (se lo robé a mi madre el otro día sin decírselo...) y es que es un escándalo cómo se nota el que escribe desde Castilla... ¡una pena el paso del tiempo que nos deja sin escritores como él!

Ha conseguido, sin que me guste la caza, que al menos entienda su sentido.

El Tito de S. dijo...

¿Te queda tiempo para leer, so pendón de bicicleta? Los que tienen cultura más que general como tú sois peligrosos. Por eso es mejor vivir en la ignorancia. jajajaja. Besos

iago dijo...

Rafa, acabo de llegir el comentari del teu oncle, ofensiu com de costum. Se m'ha encès la sang llegint aquesta contraposició entre el "paleto catalanista" i el "culto catalán". Se m'han acudit moltes formes de contestar, d'entrar a matar (com de costum), de treure el sant cristo gros i muntar aquí un terrabastall de proporcions descomunals. Però no ho faré. És inútil picar sobre ferro fred.

Amb la resta, completament d'acord.

I gràcies per fer-me rememorar a Okatarinetabellatxictxic.

http://quebocota.blogspot.com dijo...

Caray que todos tienen razón, excelente post, y también he sufrido lo que relatas y peor que la ignorancia a un conocimiento tan general y básico como es saberse los destacados del cine, aún peor es el orgullo o arrogancia con la que se asoman que están mejor que los que distinguen a Aristóteles de Kafka o la Brigitte Bardot de Jane Fonda. Y te contestan "¿quién es ésa?", "que voy a saber yo quien es ése", con un dejo de ironía, cinismo se burlan de nosotros cuando dicen "si no es de mi época", como si leer las huellas del mundo sea causa para tratarnos como vejestorios, nerds o bichos raros de biblioteca, por favor!!! es elemental, es fashion y es estar rodando como la bolita del mundo, saberse quien ha colmado la pantalla gigante!!! Te pido por favor que me permitas llevarme un extracto de tu post a mi blog, porque está rebuenísimo!!!, citaré tu crédito de autor y me queda a la medida para mi pueblo que padece del mismo mal, yo creía que en la Madre Patria y viejo continente eso no pasaría, pero en América tambien y eso que tenemos a Hollywood cerquita, los hay por todos lados, oh pues si.

Rafa dijo...

Permiso concedido.

Rafa