06 abril 2010

Doce por el Txitxarra: la mejor salida del año

Antiguamente el conocido como tren Txitxarra unía Alcoi y su industria textil con el mar siguiendo el curso del río Serpis. Aquel trayecto es hoy una pista con sus túneles y sus montañas a los lados, con el río allá abajo y con el mar como objetivo. Siempre es tan mágica como para ser la mejor salida del año. Y lo fue.

El sábado salimos desde Ontinyent doce, ¡doce!, y nada más llegar al punto de partida con la bici de Josito (¡gracias Josito!) yo ya estaba emocionado. Primero porque era de noche, y hasta me tuve que cerciorar al salir de casa que era la hora buena, es decir, las 6.50, porque esta pandilla de locos puso la hora de quedada a las 6.55 de la mañana, cuando aún es tan negro como a la medianoche.

La marcha se inició desde la gasolinera Gybsa de Ontinyent, lugar habitual de encuentro, y en seguida subimos hacia el instituto, que ya costó así en frío, y luego hasta el cementerio, que acabó de calentarnos, aunque no tanto como la subida al Torrater, por aquellas rampas que cualquier médico contraindicaría de inicio por no estar el cuerpo preparado para porcentajes del 20%.

Después de bajar hacia Muro por la vía y alguna salida de tono mía con respuesta inmediata de otros tantos locos tales como Txurro, Jordi y Manu, llegamos al almuerzo en Beniarrés después de pasar Turballos y Gaianes. Desde Beniarrés, aliviados los estómagos y desbocadas las risas, volvimos al camino dirección Lorxa, su castillo arriba de la montaña, su fábrica de papel y su antigua y abandonada estación del tren. Aquí ya estábamos en la esencia del camino, paralelos al Serpis.

El primer túnel fue como siempre la primera parada para la gran foto de grupo, y luego seguimos a buen ritmo sorteando ciclistas en contra y peatones que como nosotros disfrutaban de aquel paraje. Los túneles los pasamos bien, con las pocas luces que llevábamos, aunque en el último hubo dos incidentes. El primero de Jordi, yendo delante y viendo en contra otros dos ciclistas, quiso echarse hacia la derecha, con lo que su mano y su brazo toparon con la pared, aunque aquel golpe no fue menor que el de Alfredo, que yendo por detrás y justo en ese punto del túnel más largo en el que no se ve absolutamente nada y tienes que confiar en la rectitud del camino, topó con la pared húmeda, y entonces ya no pudo decir que no se había caído, manteniendo viva así la tradición.

Llegamos a la cantera de Villalonga, luego al pueblo mismo, y luego ya por carretera todos en fila, unos sufriendo más que otros, hasta la Font d'en Carrós, Oliva, Piles y Gandia, donde nos esperaba una comilona y más sorpresas, como una ducha fría para todos, Justo, María, Sergio y Ximo, a los cuales no me esperaba. Y todos tan contentos despúés de 75 kilómetros absolutamente maravillosos. Ya lo he dicho: la mejor salida en lo que va de año.


video

La música, cortesía de Bad Religion y su temazo Generator. Impresionante.

3 comentarios:

Raul dijo...

buenas fotos, salidita y musica... !!cuando coincidamos por aqui quiero uno parecido,eh? (tu grabando, claro...) Un abrazo

Rafa dijo...

¡jajajajaja!

jordi dijo...

Una ruta molt bonica.
Rafa el video esta molt currat.
A vorer si no tardem molt en fer la proxima.
Saludets...