18 junio 2009

No estamos locos, nos vamos a la Quebrantahuesos



La hora de la verdad. Ya no vale entrenar: está todo el pescado vendido. Entre los 8.000 pececillos que cubrirán desde Sabiñánigo la próxima Quebrantahuesos -205 km, cuatro puertos: Somport, Marie Blanque, Portalet y Hoz de Jaca-, este sábado 20 de junio, habrá unos cuantos conocidos. Tengo fotos de casi todos, aunque algunas de mala calidad porque están bajadas de internet de la edición del año pasado.

En realidad, sirva también este texto de previa para la ‘Quebranta’ como un homenaje para todos los que la hacemos, porque además de ser una fiesta es un reto, y pocas veces en nuestra vida pondremos nuestro cuerpo tan al límite, pero con la conciencia de que lo hacemos estando preparados, y no a riesgo de nada.

Sirva además para demostrarle a todos aquellos que en el día a día me han dicho, o me dicen, o me dirán que es una locura, que si la hacemos tantas personas puede que no deje de ser una locura, pero sí es verdad que es factible, que es un disfrute y que es una satisfacción y una emoción poder acabarla. A mí personalmente se me juntan muchas sensaciones: cooperación, sacrificio, amistad, emoción, competitividad, rabia, serenidad, humildad, pasión…

No somos ni uno ni dos ni tres. Somos miles, centenares de miles, millones de personas que en todo el mundo saben que ir sobre una bicicleta donde ella y tu cuerpo diga, es una de las mejores experiencias del mundo. Aquí, uno a uno:

Diego:


Un chico que pese a tener dos accidentes este año sigue con la mentalidad y las fuerzas intactas y no falla a la cita con la QH. Sabe que es bueno y que tiene piernas para hacer un buen tiempo, pero sabe también, por experiencia, que al hombre del mazo hay que mantenerlo alejado. Es un crack, un chico con apariencia de rodador pero un luchador de la montaña, un tipo que me pone contra las cuerdas cada vez que la carretera se empina, pero con el que guardo una buena amistad como prueba de la grandeza de este deporte. Si llegamos juntos a los últimos puertos, saltarán las chispas. No hay tregua, y él lo sabe.

Carlos:



El año pasado, en el Portalet, sufrió uno de los mayores infiernos que recuerda sobre una bici. Acabó destrozado pero no derrotado, porque le ganó a la QH llegando al final. Este año ha hecho muchos kilómetros y de calidad, y entre sus gestas del 2009 cuenta su viaje desde Valencia a Madrid, con parada en Albacete. Un chico al que veo sólo para la QH y, otros años, algún día más de bici, pero con el que tengo la confianza suficiente como para tenerlo en cuenta para cualquier cosa. Como si fuera un amigo de toda la vida.

Víctor:


Este hombre es una caja de sorpresas. El año pasado vino a la QH pero no la corrió porque no se sintió capaz. Escuchó a su cuerpo y decidió ver los toros desde la barrera. Su presencia en el Portalet junto a mi hermana María y mi mujer Pepa nos ayudó a todos a recobrar ánimos, líquidos y fuerzas para acabar el infierno en que se convirtió la pasada edición. Es una pieza fundamental para el buen ambiente por su especial sentido del humor.

Pedro:
Pero si hablamos de sentido del humor hay que hablar de Pedro, del que por cierto, siento no tener foto. Este hombre no acudió a la cita del 2008 pero sí a la del 2007, en la cual nos sedujo con su sonrisa eterna y sus chispazos. Recuerdo que lo adelanté en el primer puerto, y mientras lo pasaba un grupo de ciclistas lo envolvía mientras, subiendo y riñoneando, contaba chascarrillos, risotada va risotada viene. De lo mejor, su estallido con aquel “¡menudo chorizo!” al ver las primeras rampas del Marie Blanque, y cuando, ya en una terraza de un bar, por la noche, contaba que su madre le había llamado y le había preguntado si había ganado. Se le saltaban las lágrimas.

Andy:




Andy es padre, y vaya esto por delante para explicar su sacrificio y el de su familia. Ha encontrado tiempo para entrenar y ponerse a tono. Este inglés tan metódico tiene muy claro cuál es su tiempo en la QH, su ritmo y su papel. Este hombre que hace unos años era inalcanzable para algunos, hoy sabe que su sitio es poner su ritmo y para arriba, sin prisa pero sin pausa. Para mí es un placer poder compartir con él estos momentos porque me ha enseñado mucho, y cada vez que lo conozco más, más me gusta su forma de ver la vida.


Luis:


Luis es especial, no lo voy a negar. Su presencia en esta QH, para mí, lo condiciona todo. Llevaba años deseando venir pero nunca encontraba la manera de sacar tiempo para entrenar. Este año, pese a los agobios, estará en la salida. Es especial porque con él es con quien más kilómetros he hecho en mi vida, desde que con 16 años se vino conmigo a la Peña Ciclista Alboraia. Para mí el mejor momento de la QH será verle atravesar la meta. Sé que lo hará, y sé que lo hará destrozado, pero también sé que después de ducharse sentirá un placer enorme, y querrá repetir. Un gusto de chico, el mejor compañero de fatigas que haya podido tener nunca.

Benja:


Lo conocí en la QH del año pasado. Amigo de Alberto, de Oliva, el cual por desgracia no podrá estar con nosotros este año porque unas oposiciones son su QH particular. Benja es un diésel que después del debut del 2008 ya conoce su sitio. Pausado, concienciado y discreto, se provó en Requena, me cuentan que con buenas sensaciones.

Carlos:


Mi cuñado. Este hombre se anima solo. Ha preparado a conciencia la QH, y tiene entre ceja y ceja acabarla. Le da igual el tiempo, y hace bien. Sabe que si son diez horas son buenas, y que si son menos, mejor. Es su debut, como lo es de la peña dels Falcons, de los cuales adjunto una foto de grupo en la pasada Siete Picos de Requena, además de mis ‘otros dos cuñados’, Toni y Javi. Todos se estrenan en una marcha que el año pasado les cautivó mientras hacían la Treparriscos, la hermana pequeña de la QH. Tienen el dolor de estómago del debutante, el miedo y la incertidumbre, pero sobre todo las ganas.

Los Falcons:



Gonzalo, Rafa y Pepe:



Gonzalo Naya (de rojo) es uno de los primeros periodistas que conocí. Cuando yo era becario en Superdeporte él hacía el fútbol regional, pero poco después se fue a Ràdio 9, donde permanece hoy en día. Nos hemos hecho amigos ciclistas con el tiempo, y también le entró el gusanillo hace un par de años para atreverse con la QH en esta edición. Hará seguro alguna crónica para la radio, y seguro que entre sus palabras habrá “satisfacció” y “duresa”. Un placer ver que, como muchos, no le tiene miedo. Viene con su hermano Rafa (casco azul en el manillar) y Pepe (a la derecha), un amigo.


Zori:


Uno de los triatletas. Este brutales debuta pero seguro que no se le nota. El año pasado corrió la Marmotte, que es la versión francesa de la QH, pero en duro. Ahí queda eso. Su estado de forma es una incógnita, así es que veremos cómo le va. Lo que es seguro es que dirá que está ‘chupao’, para dejar claro que es de Getxo. Lo quiero como a un hermano, al muy animal, y espero que ponga en práctica el manual de la conciencia, que vaya de menos a más y que acabe diciendo “¿ya?”.

Raúl:


Otro de los triatletas. El sevillano. Sólo lo conozco de la marcha de los Siete Picos. Allí rodé con él y flipé con él. Hizo la marcha de Requena con una bici de acero de las que no quedan, y ahora en la QH estrenará una Scott que da gusto verla. Volará este chico, seguro, porque ha sido ciclista y porque usó la Siete Picos para ver su estado de forma: para cerciorarse de que es capaz de bajar de las 7:30. Es mi apuesta personal.

Enric:


La gran promesa. Enric vale lo suyo. También triatleta. Tiene, creo, 22 años, y en casi todos los triatlones que ha participado ha entrado en el podio sub’23, cosa que no está al alcance de muchos. Es de Quatretonda, la Vall d’Albaida, y por eso ya tiene mi cariño. Fue uno de mis compañeros de clase durante mis tres primeros años en la Facultad de Educación Física de València y, va como una moto. Sólo espero y deseo que sea consciente del grado de juventud, que sepa comer y administrarse, y que dé candela porque tiene nivel para ello. Sólo dudo si podrá con el sevillano.

Amparo:


Ampa, también triatleta, no va a hacer la QH, sino la Treparriscos, pero tanto monta monta tanto. Es también del equipo de triatlón de la Universitat de València, pero el destino y sus oposiciones la han llevado a dar clase en Sabiñánigo, el centro del cicloturismo de este fin de semana. Será la anfitriona, y hará su primera Treparriscos. Seguro que, siga o no siendo aragonesa de residencia, repetirá. Cuánta alegría desprende esta mujer…

Rafa:



Yo soy aquel, el que suscribe. Al que le encanta hacer grande este ambiente, al que le encanta ver que la gente se anima, al que le encanta poder pasar un día como este. Aquel que va a ir a tope, con sentido común, pero a por todas, porque puede ser la última vez que la haga con el estado de forma y de madurez de los 30 años.










Las ausencias:


Este año nos van a faltar Alberto, Óscar, José el Segoviano y otros muchos, pero sobre todo, las ausencias más importantes son las de mi hermana María y mi mujer Pepa. Sin ellas el final del Portalet se hará muy duro. Nos las tendremos que imaginar mientras le damos al pedal y oímos los ánimos del público. Para mí, estarán.

11 comentarios:

Beldium dijo...

Estáis todos zumbaos... y yo el primero, por supuesto... ¿Esto cuántas 'Marató i Mitja' son? Algún día..., algún día...
Mucha suerte a todos.

Genoveva y Carlos dijo...

Menudos craks estais hechos!!!

ya estoy esperando a que cuentes como ha ido, y esos piques q soleis tener, de locos!!!

Mucha fuerza a todos!!!

y cuidao con el calor!!!

saludos desde coimbra, y pasado mañana desde valencia!

pd: yo preparando los 10.000 de cullera (pero en el agua...)

Anónimo dijo...

Jo no estaré, però el meu cap i el meu cor estarà amb tots vosaltres. Des d'Andorra cridaré molt fort per veure si em sentiu: ànim! que ja arribeu! va, que ja només queden dos ports! ànim!
Sou tots uns campions!

Pepa

Chimo dijo...

Estan locos estos romanos. Ale a remar en la Galenas.
Y a DISFRUTAR

Marcel dijo...

Vinga, Rafa! Molts ànims per a tu i tts els altres valents d'aquesta aventura física i mental! Que tu te'ls fundeixes amb plat gran i pinyó xic! Una abraçada!!

El Tito de S. dijo...

Yo pensaba asistir pero aún no estoy fino hablando catalán.

PETRY dijo...

Yo que me siento un poco artífice de estas locuras me acordaré seguro.
Todos teneis mi respeto.
Sobretodo pararlo bien. El sufrir esta bien, pero el disfrutar, esta mejos.
Suerte para todos.
Madre y Suegra

Rafa dijo...

¡Mi mááááááááááááááááma y mi páááááááááááááápa tienen la culpa!

jordi dijo...

Yo solo con ver las fotos me cogen ganas de ir a animaros solo que este finde esta un poco complicado y el que viene nosotros tenemos la 24 doce de montaña que es nuestro primer reto fuerte.
Bueno que tengais muchas fuerzas para coger el manillar con firmeza y remeis a tope hasta el final donde os espera la recompensa de conseguir este gran reto suerte a todos.

María dijo...

Yo echaré de menos la compañía de mi cuñada, la emoción de ver pasar a mi hermano y la alegría de participar de Carlos y de toda su tropa. También gritaré ánimo desde Alemania. Seguro que más de uno me escucha...

carmen dijo...

Yo sin desmerecer a nadie, ni al propio "prota" que es mi hermano, y que creo que acabará muy muy decentemente, mando mis ánimos sobre todo a Luis y a mi cuñado Carlos.
Al primero, Luis, ex-compañero de la facultad, por simpatía, porque es como de toda la vida, porque es cierto que no se entienden tus salidas en bici sin él. Y porque me parece estupendo que se apunte a esta locura.
Y a Carlos, mi cuñado, porque es muy grande. Porque lo de "lo importante es participar" lo lleva muy grabado en sus ganas. Porque es genial. Un luchador, quede como quede. Mis respetos.
Y bueno, a ti hermano... no les dejes muy atrás. Y como dice tu madre, sin pasarse, y "coneiximent!"
Venga, a sudar y cuidado con las pájaras!