17 noviembre 2008

Luis y Carlos



Esta foto hoy tiene mucho sentido. Hoy es el día después de que Luis, a la derecha, haya cubierto su primera Media Maratón, disputada ayer en Valencia. 20 km. Lo ha hecho porque hace un par de meses se le metió en la cabeza que por qué no. Y lo ha hecho porque hace dos años, si no recuerdo mal, cuando estaba con su beca londinense en la city de las cities, se dio cuenta de que, con su bici lejos, muy lejos, no hacía deporte. Entonces se calzó unas zapatillas y un pantalón corto y se puso a correr por Hyde Park, lloviera o no, y más bien lo primero. Lo hacía entonces, y lo hace ahora, simplemente por buscar el equilibrio entre las infinitas horas de biblioteca y estudio y su mente. Ayer cumplió un objetivo más.

Pero esta foto también tiene sentido porque en ella se encuentra también Carlos. Carlos es mi cuñado, marido de mi hermana María, y este tipo extremadamente activo, extremadamente animado, dicharachero, social y deportista, se ha metido también entre ceja y ceja que quiere hacer la Quebrantahuesos. El año pasado ya cumplió con la Treparriscos, la hermana pequeña de la Quebranta, y se dio cuenta de que puede. Así pues, me consta que ya se ha puesto manos a la obra, y estoy convencido de que, como Luis, llegará el día señalado y cumplirá y se sentirá feliz.

La foto está tomada en el puerto del Peyresourde, en Francia, mientras esperábamos el paso del Tour de Francia del 2005 en un día que nos marcó a todos para siempre.

1 comentario:

María dijo...

Y yo que así le quiero, con sus extremismos, extremos y extremidades. Extremadamente Carlos, mi Carlos.